DeFi: primero conquistamos la moneda, ahora los servicios financieros

Intercambiar criptomonedas, pedir un crédito, ganar intereses... Todo sin terceros de confianza. Aquí contamos más sobre las finanzas descentralizadas

El concepto de las finanzas descentralizadas en blockchain supone un cambio de paradigma respecto a las relaciones financieras que conocíamos hasta hace poco.
El concepto de las finanzas descentralizadas en blockchain supone un cambio de paradigma respecto a las relaciones financieras que conocíamos hasta hace poco.

No soy yo de ponerme bélico, pero la canción de Leonard Cohen me da una buena motivación. Esta canción es una de las más conocidas de su repertorio y da pie a los juegos de palabras de los títulos. Leonard Cohen, con su característica voz grave, sus letras, su charm y sus directos hasta casi el último momento, se ha ganado un lugar de honor en la historia de la música. Para conocerlo mejor, es muy recomendable ver su discurso al recibir el Premio Príncipe de Asturias, un ejemplo de carisma, storytelling y de cómo agradecer un premio.

Pero juegos de palabras y referencias musicales aparte, hoy hemos venido a hablar de Finanzas Descentralizadas (DeFi). Es un concepto que explotó durante el año 2020 y que claramente está de moda. A pesar de eso, diría que es aún un gran desconocido. Y creo saber el porqué. Cuando me aproximé por primera vez a DeFi, me pareció algo súper complejo y difícil de entender. Por eso daré lo mejor que tengo para contarte lo que aprendí el último año sobre DeFi de forma simplificada. También me pareció que algo tan “financiero” y técnico no tenía mucho interés para mí. Ahora creo que sí lo tiene, y te animo a leer hasta el final para que tengas la información completa. Si aún tienes dudas o reticencias, te animo a que las dejes en comentarios.

Hay una crítica legítima a blockchain como tecnología que vine muchas veces: blockchain es una solución impresionante para casi nada. Yo mismo he pensado muchas veces si no nos estaremos pasando de frenada con el entusiasmo. Pues bien, creo que DeFi puede ser un buen ejemplo del potencial que tiene blockchain y los smart contracts de ofrecer valor real y, de paso, disromper una industria como la financiera.

Aunque en el artículo no seré muy práctico, si eres de los valientes a los que les gusta experimentar, sólo necesitas tres cosas:

  • Un navegador con el plugin de Metamask instalado
  • Un poco the Ethereum en Metamask
  • Abrir la página de la aplicación DeFi que quieras usar y ser cuidadoso

Antes de sumergirnos en DeFi te recomiendo que estés al día con este blog o que comprendas bien los conceptos de blockchain, smart contract y exchange. ¡Vamos allá!

¿Qué es DeFi?

Aunque en el subtítulo ya lo avanzaba, y ahora lo definiremos, permíteme que te adelante que el meollo de la cuestión está en el ‘cómo’. Además, para que te hagas una idea de lo novedoso del asunto, DeFi no tenía, hasta hace muy pocos meses, una entrada en la Wikipedia en español. Esta es su definición:

“Las finanzas descentralizadas (comúnmente conocidas como DeFi) son una forma experimental de servicios financieros que no dependen de intermediarios financieros centrales como corredoras, bolsas de valores o bancos, sino que utiliza contratos inteligentes en blockchain, siendo el más común Ethereum. Las plataformas DeFi permiten a las personas prestar o pedir prestado fondos a otros, especular sobre los movimientos de precios de una variedad de activos utilizando derivados, comerciar con criptomonedas, asegurarse contra riesgos y ganar intereses en una cuenta de ahorro.”

Nótese lo de experimental. Si las cripto son un experimento de unos pocos años, DeFi es un experimento con unos pocos meses. El experimento ya almacena más de 100.000 millones de dólares. Así que es un experimento atractivo para mucha gente. Pero precaución.

¿Por qué es interesante?

Los servicios que ofrece DeFi no son nuevos. Ya los podías hacer en los bancos en la economía tradicional y también en los exchanges Cripto. Pero en los dos casos, para hacer esos servicios necesitabas un intermediario que centralizaba las decisiones (CeFi). Tanto el banco como el exchange pueden actuar en tu contra, de ahí la necesidad de regulaciones y de generar confianza. En DeFi en cambio, el servicio está programado en un smart contract y por tanto no tienes que confiar en ninguna institución ni decisión humana. El riesgo aquí recae en que el smart contract esté bien programado, que no es poco, claro. De ahí que verás palabras como experimental, beta o “úsalo bajo tu propio riesgo”. Pero la intuición nos dice que el tiempo hará que cada vez los contratos estén mejor programados y sean más seguros. En cualquiera caso, son públicos y no dependen de decisiones humanas.

Desde un punto de vista más práctico y menos conceptual, otra de las novedades interesantes con los protocolos DeFi es que te ofrecen rentabilidad por las criptomonedas que ya tienes. De nuevo, es algo que ya se ofrece en algunos exchanges, pero DeFi está popularizándolo. Para que DeFi funcione necesita liquidez, por lo que premia a las personas que la ofrecen con intereses, con tokens de la plataforma o con ambos. En definitiva, te permite generar rendimientos (yield en inglés) de las criptos que ya tienes.

Aplicaciones reales

Si quieres conocer qué aplicaciones reales son las más utilizadas y sus enlaces, tienes la página de referencia DefiPulse, muestro aquí algunas de las aplicaciones que ya están en uso, categorizadas según mi criterio:

  • Exchange descentralizado (DEX): Uniswap, Curve, Sushiswap
  • Monedas estables: Dai
  • Préstamos: Aave, Compound
  • Productos derivados: Synthetix
  • Pagos: Flexa
  • Seguros: Nexus Mutual
  • Mercados predictivos: Augur

Uno de los usos que llama más la atención es la posibilidad de pedir un préstamo. El funcionamiento es similar al de una hipoteca, pero en vez de dar tu casa como garantía de los pagos, das criptomonedas. ¿Por qué? Pues si tú no quieres deshacerte de ellas, quizás pensando en que puedan valer más, puedes pedir un préstamo y dejarlas como aval de que cumplirás con los pagos. Si cumples tendrás tus criptos de vuelta. Y si no, no. Pero, a diferencia de una hipoteca, no necesitarás un notario que intermedie entre ti y el banco, pues el smart contract se encarga de asegurar el cumplimiento del acordado por ambas partes.

¿Y quién presta el dinero? Pues la gente que bloqueó sus criptos en la aplicación de préstamos y que gana un rendimiento por eso. Al igual que tu dinero en depósito de un banco es usado por este para prestárselo la otra gente.

En busca del rendimiento

Casi todas las aplicaciones DeFi necesitan que alguien acerque liquidez, es decir, que ponga sus criptomonedas a trabajar para la aplicación. Mientras que tú quieras, tus monedas estarán bloqueadas en esa aplicación generando intereses. Y también cuando quieras podrás retirarlas. Es lo que se conoce como staking. Es parecido la cuando los bancos daban un interés por tener dinero depositado en él. Seguro que muchos ya no recordáis ni siquiera que eso pasaba. Era cuando la impresora del dinero aún no hacía ‘brrrrr’.

La cuestión es que, al haber tantos protocolos y aplicaciones, DeFi y tantas criptomonedas, muchos inversores buscan las aplicaciones y criptomonedas que den más rendimiento. Es lo que se conoce como yield farming o agricultura del rendimiento. Que no es más que ir bloqueando tus criptomonedas donde ofrezcan más rentabilidad. Como esto está lleno de ingenieros, hay quien incluso ha creado plataformas que automáticamente buscan donde hacer el staking más provechoso como Yearn Finance.

Imagen de una charla de Crypto Plaza sobre Yield Farming.
Imagen de una charla de Crypto Plaza sobre Yield Farming.

Problemas

El primero, como ya te dije, es que muchas de estas aplicaciones son muy nuevas y aún no están suficientemente probadas. El segundo es que debes tener una cierta habilidad en el mundo cripto para usarlas y comprenderlas. Algunas son muy sencillas, como Uniswap, y otras son difíciles de comprender, como Synthetix. He tratado de simplificar al máximo los conceptos pero hay un montón de detalles en los que no he profundizado y son relevantes.

Pero si aún, con todo, te animas a explorar DeFi, encontrarás una desagradable y problemática sorpresa. Buena parte de las aplicaciones DeFi están en Ethereum y cada vez que hagas una operación tendrás que pagar una comisión en Ether. Con la subida de precio de Ethereum y la cantidad enorme de gente usando la red de Ethereum, las comisiones han pasado de ser unos pocos céntimos a unos cuantos dólares. Lo que hace mucho menos atractivo DeFi en Ethereum. Ten en cuenta que las comisiones altas son porque la blockchain de Ethereum está siendo muy utilizada en ese momento, por lo que puedes esperar a otro momento con comisiones más bajas, siendo actualmente BSC o Matic dos de las alternativas más populares.

Futuro

Como puedes ver en el primero gráfico de este texto, el interés en las aplicaciones DeFi no ha parado de subir desde el pasado verano. Por supuesto, no sabemos qué traerá el futuro. Pero sí sabemos que Ethereum está en proceso de lanzamiento de su versión 2, que permitirá reducir muchísimo las comisiones actuales. También sabemos que existen otras blockchain con smart contracts y que es probable que generen su ecosistema DeFi. Aun así, y en tan poco tiempo, tenemos una cantidad enorme de aplicaciones que ya se están utilizando ampliamente. Y eso es un indicador muy positivo.

No sé si DeFi tendrá un papel relevante en el futuro o será una etapa pasada del mundo blockchain. Pero tengo sensaciones parecidas a las que tenía cuando descubrí el correo electrónico o la web: quizá algunos proyectos no sobrevivan y otros sean importantes. Pero seguramente los protocolos y los conceptos sí permanezcan. ¿Cambiará DeFi los bancos y las Finanzas Centralizadas?

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.