Guía para comenzar en cripto y blockchain

Después de la introducción al mundo de las criptomonedas, Isaac González ofrece en esta entrada varias claves para dar los primeros pasos

Guia para empezar en cripto y blockchain. Foto: Pixabay.
Guia para empezar en cripto y blockchain. Foto: Pixabay.

¡Ya tocaba! Cuando empezaba a interesarme por el mundo de las finanzas -aunque esto valle para casi todo- los artículos y libros que leía eran “poco accionables”. Hablaban mucho de teoría, filosofaban o mismo trataban de preparar el terreno psicológico con la disciplina. Y yo, como buen aprendiz ansioso, quería acción, quería probar, quería concreción. Y miradme aquí, en este blog, haciendo lo mismo. Hasta hoy.

Fueron bastantes las veces que me preguntaron como empezar en cripto, como comprar bitcoins, qué otras criptomonedas comprar, que más se puede hacer, que leer y, sobre todo, cómo hacerse rico. Lo último lo cuento la semana que viene, pero en esta entrada toca una receta sencilla para empezar, tratando de simplificar los pasos y orientándolos a los que acaban de llegar. Las discrepancias, los matices y las dudas, son muy bien recibidas en los comentarios.

Cuando escribí estas líneas estaba viendo por la ventana como caían grandes copos 0de nieve anunciando el invierno, la Navidad y el tan ansiado cambio de año. Y me había venido automáticamente a la cabeza la melodía que casi como tradición pongo en Navidad. Es Merry Christmas Mr. Lawrence, una canción compuesta e interpretada por Ryuchi Sakamoto para una película, con el mismo nombre, en la que también actuaba. Polifacético, de amplia trayectoria y de origen japonés, seguro que de alguna forma fue influido por la idea del Kaizen.

El Kaizen es un concepto japonés con origen en la filosofía taoísta, que significa mejora continua o cambio a mejor. La idea general consiste en alcanzar los máximos niveles de calidad con pequeñas mejoras constantes. En el mundo empresarial esta filosofía es bien conocida y tuvo su cumbre en Toyota y otras empresas japonesas hace décadas.

La cuestión -por fin llega la cuestión- es que el mundo cripto es muy nuevo, complejo, amplio y cambiante. Y sólo si lo exponemos de forma Kaizen, como un camino de aprendizaje en el que vamos haciendo pequeñas mejoras, poco a poco, evitaremos frustraciones y podremos llegar a comprenderlo y disfrutarlo. La misma idea debemos aplicar (y esto es importante) a las cantidades de dinero que pongamos en cripto. Suelo decir que a lo que entra en cripto hay que tratarlo como si no vayamos a verlo de nuevo; es decir, que si lo perdemos completamente, superemos el cabreo en menos de 10 minutos. Recalco que este artículo no es consejo de inversión, solo una opinión en un blog divulgativo.

¿Preparado para la guía? Preparado para aplicar Kaizen y sentido común a tu camino cripto?

Ya que estamos orientales, citaremos a Confucio: “Lo que oigo, lo olvido; lo que veo, lo recuerdo; lo que hago, lo aprendo”. Pues bien, después de ver que puede haber dinero sin bancos, de cómo funciona blockchain para que no mande nadie, del problema de impresión de dinero y la inflación y de la importancia de no confundir valor y precio; vamos a tratar de describir cómo “hacer” cosas en cripto.

1 – Consultar información

Desde mi punto de vista hay tres tipos de información que pueden ser útiles para ti:

– Noticias y eventos del presente

– Precio y datos de cripto

– Información de aprendizaje, como libros, artículos o este mismo blog

Con las noticias yo suelo mantenerme un tanto al margen. No leo ningún medio especializado y en general me entero de las cosas por Twitter; aunque tiene mucho ruido, si sigues a la gente adecuada permite tener una visión un poco más amplia que leyendo un solo medio. Pero en general no trato de tomar decisiones por las noticias.

Los datos son el caso contrario: una herramienta muy útil y objetiva. Por supuesto, están sujetos a la mala interpretación, pero por lo menos son una referencia casi siempre fiable. Existen dos webs muy parecidas, que están en castellano y portugués que ofrecen mucha información como el precio, todo tipo de datos y un pequeño resumen de cada criptomoneda: Coinmarketcap y Coingeko.

Si estás empezando, tanto si lees noticias como si ves las páginas de datos, es posible que te pierdas en ciertos conceptos. Pero para eso está aquí Consenso Blockchain, para ir desgranando este mundo. Si quieres avanzar más rápido, es momento de consultar otras fuentes tanto de webs como de libros. Pero prometí ser práctico, así que no me extiendo en esta parte. Deja en comentarios los enlaces a la información que creas que puede ser interesante.

2 – Conseguir criptomonedas

Para acceder al mundo blockchain antes había dos opciones: minar bitcoins u otras criptomoedas con tu ordenador, o cambiarlos en una Casa de cambios, en inglés, Exchange. Hoy, a las personas que no disponemos de carísimos equipos informáticos, altas habilidades y estemos dispuestos a pagar una gran factura de electricidad, sólo nos queda la segunda opción. En resumen, comprarlos.

Existen no muchas, sino muchísimas casas de cambios hoy en día. Ofrecen la posibilidad de cambiar tu dinero por criptomonedas y viceversa, a un precio similar a lo que verás en Coinmarketcap o Coingecko. Así de simple. Te registras, te pedirán tus datos y una vez validado, ya puedes comprar tus criptos. Una vez que ya las tienes, todos los exchanges permiten cambiarlas por otras cripto o dinero tradicional, enviarlas la otra “cuenta” o simplemente dejarlas guardadas en el exchange.

Es importante que la casa de cambios tenga buena reputación y que te asegures de que estás en su página web mirando la dirección en la barra de tu navegador. Funcionan muy parecido a una cuenta de correo tipo Gmail o Facebook, pero en vez de correos o posts, tienes tus criptomonedas. Si pierdes la contraseña, hay formas de recuperarla de modo similar la otras aplicaciones.

Si quieres una recomendación rápida y personal de por cuáles empezar, aquí te dejo dos opciones:

Coinbase, es una de las más utilizadas a nivel mundial, es muy sencilla de utilizar, recomendada para principiantes; eso si, las comisiones son un poco más altas que en otras casas de cambios.

Binance, es una casa de cambios con muchos productos financieros cripto y con muchas criptomonedas, está también recomendada para personas con cierta experiencia y que buscan la opción más completa.

Los enlaces anteriores tienen enlace de afiliado con una pequeña propina para mí y para ti si te registras. En las webs de información puedes ver más opciones de casas de cambio y saber el nivel de confiabilidad que le atribuyen.

3 – Guardarlas tú mismo

Las casas de cambios son imprescindibles para cambiar dinero por criptomonedas. Pero para su custodia, ya no son imprescindibles. Existen unos programas para el ordenador o el móvil que se llaman billeteras, monederos o, en inglés, wallet. Esos programas te permiten disponer de tu propia cuenta, con su correspondiente número de cuenta (clave pública) y una contraseña (clave privada).

Podrías enviarte a ti mismo desde la casa de cambios cualquier cantidad a tu cuenta en el monedero pagando una pequeña comisión. Desde ese momento, las criptomonedas están custodiadas por ti. Eso quiere decir que si pierdes tu clave privada no podrás acceder a tu cuenta y nadie podrá recuperarte la contraseña. Esto es algo que llama mucho la atención y mismo asusta; pero si lo pensamos detenidamente, cuando nos pueden volver a dar acceso a nuestra cuenta, también nos lo podrían quitar (como en un corralito bancario). Hay una popular frase en el mundo cripto: not your keys, not your coins. Por eso es muy importante que escribas la contraseña en varios sitios y la guardes en lugares seguros. También es importante que tu ordenador o móvil esté protegido.

¿Y si pierdes el dispositivo que tenía el monedero? Alguna gente piensa que las criptomonedas están en el monedero, que son un fichero o algo así, es normal pensarlo. Pero el “dinero” está “guardado” en la blockchain. Eso quiere decir que si el dispositivo se pierde o deja de funcionar, si las claves están escritas en papel sólo hay que introducirlas en un nuevo dispositivo.

Existen dos tipos de monederos:

Monederos software (hot wallet), son programas que se instalan en el ordenador o el móvil. De hecho se pueden instalar en más de un dispositivo, lo que da más seguridad. Recomiendo Exodus.

  • Monederos para el navegador, son un tipo especial de los anteriores y tienen la ventaja de que permiten interactuar y pagar en páginas cripto. Son por eso uno poco menos seguros. Recomiendo Metamask.

Monederos hardware (cold storage), son pequeños dispositivos que dan máxima seguridad. Recomiendo Ledger Nano X.

Como ves, da un poco de vértigo hacerse cargo de guardar las criptomobedas, pero la otra opción es que alguien las guarde por ti, pudiendo perderlas. Igual que con tu dinero del banco, tus correos o la información de tus contactos. Aunque custodiar tus propias criptomonedas es el ideal según la filosofía descentralizada de cripto, yo también me sentí más seguro dejando que otro me las guarde al principio. Sigue el camino del kaizen y vete poco a poco probando las distintas herramientas y trata de ser concienzudo guardando las contraseñas.

4 – Utilizarlas, o no

Una vez que tiene las criptomoedas, mucha gente no hace nada con ellas. Simplemente las guarda o aguanta, en inglés hold y en la jerga cripto hodl, que viene de Hold on for dear life, algo así como ‘mantenlo para siempre’. La reserva de valor frente a la inflación o la esperanza de que esa criptomoneda acabe valiendo mucho más en el futuro están detrás de este comportamiento.

Por supuesto, al ser moneda permite utilizarlas como método de pago donde las acepten, que empiezan a ser ya algunos sitios. De hecho, Paypal ya permite en los EUA comprar algunas criptos y los planes son que pronto se pueda pagar con cripto. Pero desde ya mismo, puedes comprar tarjetas de saldo en muchas tiendas como Amazon, Él Corte Inglés o Spotify con Bitrefill.

Algo que verás por todas partes en cripto es la inversión o trading, es decir, la compra y venta especulativa. Aunque para mí tiene cierto interés, creo que el mundo blockchain va mucho más allá. De hecho pienso que el trading es algo que echa para atrás a mucha gente que lo ve muy complicado o alejado de sus intereses.

Las transferencias internacionales parecen ser un buen caso de uso por su dificultad y coste en el modo tradicional. Por ejemplo, las divisas que envían los emigrantes a sus países de origen, hasta hace poco eran un servicio muy caro e ineficiente.

Otro uso, que fue muy popular hasta hace unos años es la inversión en proyectos futuros de cripto, mediante las ICOs.

El 2020 fue el año de DeFi (Finanzas Descentralizadas), ya que salieron muchos proyectos que permitían servicios financieros sin necesidad de banco (ni exchange). Servicios como pedir préstamos, prestar, seguros, derivados, intercambiar criptomonedas…

Pero también hay muchos proyectos que redefinen servicios mediante cripto. Como Brave, que es un navegador que quita la publicidad y reparte su criptomoneda (BAT) a los creadores de contenidos en función de las webs que veas. O Filecoin, que permite contratar o vender el espacio sobrante de discos duros. O Aragon, que permite hacer organizaciones descentralizadas autónomas (DAO) sin necesidad de notario, permitiendo hacer votaciones, repartir dividendos y mucho más. Son solo algunos ejemplos que ya funcionan, existen más y los que vendrán.

5 – Impuestos y legalidad

La legalidad de blockchain es como la legalidad de internet en los años 90. Se utiliza la legalidad actual, pero esta debe cambiar, está cambiando y seguro que cambiará mucho más. Las casas de cambios son empresas legales y en la mayoría de los países es legal comprar criptomonedas. A nivel de control, las criptomoedas que están en las casas de cambios son fácilmente controlables, ya que el gobierno deber a identificar las personas que se dan de alta y podría obligar la esas empresas a que le pasen información, tal y como hacen los bancos. La cuestión es que una vez que las criptomonedas no están en los exchanges, ya no son controlables. Y ahí está el asunto problemático para los gobiernos de cara al futuro.

A nivel impositivo, hay países como Portugal que son muy amistosos con cripto y otros, como España, que lo son menos. En cualquiera caso, este asunto se puede resolver con herramientas que hacen los complejos cálculos de tributación por ti, como Atani. Y para todo lo demás, seguid a Cristina Carrascosa y consultad a vuestro asesor fiscal.

6 – Vuelve al paso 1

Aquí termina la guía, pero no el camino. Existen muchos proyectos cripto e irán apareciendo más, y cambiarán las condiciones y servicios. Te dejo los enlaces en Notion para acceder más cómodamente. Espero que quedara entendible y práctica. Supongo que para algunos será algo muy básico y para otros, demasiada información junta. Si es así, me doy por contento.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.