Carmen Vigara, Rubén Otero-no centro da imaxe- e Ivan Rodriguez son parte do equipo de Fentotek que deseñou esta maqueta.

Ingeniería médica gallega a bajo coste

Fentotek diseña un ventilador mecánico automatizado y asequible que permitirá monotorizar a los pacientes

Las dificultades que tuvieron la mayor parte de las áreas sanitarias desde la aparición de la Covid-19 para obtener respiradores provocó que hayan surgido infinidad de iniciativas. Una de ellas es la de tres ingenieros de la empresa Fentotek que desarrollaron un proyecto para la fabricación de ventiladores mecánicos. Trabajaron en el diseño de este equipo médico, cada uno desde un lugar diferente de la provincia de Ourense.

Fentotek es una empresa que nació el pasado año con ingenieros que llevaban mucho tiempo en la industria y que se dedican al diseño de electrónica. Nunca entró nos sus planes de negocio a fabricación de utensilios médicos. Trabajaban en dispositivos para comunicaciones, industrialización, electrónica, potencia… pero nunca habían hecho un equipo médico. Esto implicó una carga de trabajo en documentación desconocida por el tipo de sector.

La idea apareció a través de la demanda que existe en el mercado sobre este tipo de dispositivos que son difíciles de conseguir, porque hay escasez y además tienen un precio muy elevado. Los ingenieros se unieron para fabricarlos basándose en algún respirador que tuvo mucha repercusión mediática, como por ejemplo el que hizo la empresa catalana OxyGEN, que automatizaba un balón resucitador tipo Ambú. “Lo que decidimos hacer nosotros fue a aprovechar que teníamos mucha experiencia en la automatización de equipos, y creamos un equipo que va más allá”, comenta Rubén Otero, CEO de Fentotek.

El que buscan es que este ventilador no sea dependiente de un respirador manual automatizado, sino que sea capaz de soportar la ventilación durante un tiempo prolongado. “Además de esto, queremos que este aparato sirva para monotorizar a los pacientes. Pretendemos también dar una solucíón concreta aquí y en otros países en los que el acceso a los recursos es limitado, tanto en África como en Sudamérica”.

En la actualidad tienen el dispositivo elaborado por partes, y están tratando de montar el aparato, que estará fabricado en las próximas semanas, con la idea de que a comienzos del mes de junio podrían ya probarlo. Este proyecto fue seleccionado por la Axencia Galega de Innovación (GAIN) junto a otros siete más, y contará con el apoyo económico de esta entidad dependiente de la Consellería de Economía, Empleo e Industria de la Xunta de Galicia, para desarrollar soluciones basadas en el I+D+i en el marco de la crisis provocada por la Covid-19.

El equipo será fácil de producir y de bajo coste en comparación con los respiradores actuales

Se trata de un equipo que no está pensado para ser un dispositivo de emergencias. Será un equipo certificado, por lo que tendrá que ir cumpliendo sus distintos plazos, pero está previsto que a finales de este año cuente con toda la certificación para poder ser vendible. “Aun no tenemos un feedback sobre el producto, porque no está el prototipo listo, pero una vez que se pruebe, será cuando se abra una nueva etapa de rediseño e interacción para adaptarlo aun más a las necesidades”, señala Rubén Otero.

Este equipo está pensado para ser una solución de bajo coste, comparado con las existentes en la actualidad. El precio final, en relación a los que se manejan en el mercado, sería diez veces inferior. “Esto signficaría un gran empujón para aquellos lugares en los que no están preparados para la compra de mil equipos médicos de este estilo”. El dispositivo fue diseñado para que cuente con facilidades de producción y parte de las piezas están pensadas para hacerse con fabricación aditiva o mecanizada, con el cual hacer un prototipo sin tener que hacer pedidos a proveedores externos y en pocas horas.

El bajo coste viene dado por el empleo de materiales asequibles. El corazón del equipo está basado en un motor stepper que se utiliza en robótica o en automatización, por lo que podemos encontrar de este estilo cientos de millares en España sin ningún problema. “Son piezas muy fáciles de conseguir, pero no solo aquí, sino en cualquiera parte del mundo donde podría fabricarse”, concluye el CEO de Fentotek. La parte de la mecánica fue hecha con fabricación aditiva mediante impresión 3D.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.