SETGA trabaja desde hace 30 años en el sector de la iluminación. Foto: Cortesía SETGA

SETGA investiga la luz ultravioleta como desinfectante frente al coronavirus

La empresa pontevedresa aplica su experiencia previa para aplicarla a la lucha contra la pandemia

La lucha contra los efectos del Covid-19 tiene tantos frentes que la ciencia y la industria pueden poner en marcha alianzas insospechadas para enfrentarse a la pandemia. Desde la veterana empresa de iluminación SETGA, afincada desde hace 30 años en Pontevedra, pronto vieron la oportunidad de tratar de contribuir con sus conocimientos técnicos a combatir los efectos del Coronavirus. Actualmente están en plena investigación del uso de la luz ultravioleta para desinfectar Epis, mascarillas y otros objetos que emplean los sanitarios en la atención a los pacientes que contraen la enfermedad.

El proyecto STERIONICS es uno de los ocho que han sido seleccionados por la Axencia Galega de Innovacion GAIN de la Xunta de Galicia entre las soluciones innovadoras que han planteado las empresas gallegas para la lucha contra esta pandemia. En total se invertirán 750.000 euros para apoyar estas iniciativas. Las propuestas seleccionadas han sido aquellas que han obtenido la mejor puntuación en aspectos como la viabilidad técnica y sus posibilidades de acabar llegando al mercado.

Vicente Alonso, ingeniero de SETGA que coordina el proyecto, explica que la idea de ponerlo en marcha surgió al poco tiempo de desatarse la pandemia con la intención de que la empresa pudiese aplicar su know-how en materia de iluminación técnica a un sector que hasta el momento les resultaba ajeno como el sanitario. “Hemos evolucionado desde la iluminación tradicional a la tecnología LED y vimos la posibilidad que había de aplicar estos conocimientos a la desinfección de equipos sanitarios”, señala Alonso.

Las investigaciones, en las que colabora el grupo de investigación de Fotónica de la Universidad de Santiago, consisten por el momento en analizar la utilización de la luz ultravioleta de tipo C, que posee capacidad biocida, para poder desinfectar objetos que utilizan los sanitarios durante su atención a pacientes de Covid-19. Según explica Alonso, ya se han empezado a diseñar prototipos de cabinas en las que podrían desinfectarse estos objetos aunque aún queda camino para investigar cuál debe ser la cantidad de luz ultravioleta que hay que aplicar a los objetos para despojarlos de esa carga vírica.

“La luz ultravioleta destruye las cadenas de ARN de la Covid-19 y de otros virus por lo que podría utilizarse para la desinfección de objetos utilizados por los sanitarios para atender a pacientes con distintas patologías”, explica Alonso, quien también recuerda que hay que tener mucho cuidado con el manejo de esta tecnología porque la luz ultravioleta es cancerígena y, además puede ocasionar daños en la retina, por ejemplo. La previsión de SETGA es contar con en unos tres meses con los primeros prototipos operativos y en nueve meses tener lista una primera serie industrial para su uso en hospitales y geriátricos.

Una de las claves en la investigación que se está desarrollando es determinar cuál es la dosis necesaria para desactivar la Covid-19 en los distintos elementos que reciban este tratamiento. Por ello también se ha buscado la colaboración de laboratorios de microbiología en este proyecto. Se trata de sumar conocimientos de diversas áreas para lograr un resultado positivo y conseguir un avance que, sin duda, podría ser muy útil para facilitar que se pueda reutilizar este tipo de equipamiento sanitario.

SI LAS INVESTIGACIONES CONCLUYEN CON ÉXITO, SETGA PODRÍA TENER LISTA EN NUEVE MESES UNA PRIMERA SERIE DE CABINAS DESINFECTANTES

Aunque la tecnología de la luz ultravioleta no es barata, Alonso señala que si se puede llegar a alcanzar el éxito en este proyecto de investigación se podrá contar con equipos que permitirán acabar ahorrando costes si se tiene en cuenta que no habrá que adquirir una cantidad tan grande de equipamiento desechable y también se podrán ahorrar costes de logística que implica la adquisición de grandes volúmenes de estos equipos, como ha venido ocurriendo en las últimas semanas.

La aplicación de la I+D es la base de este proyecto y eso es algo a lo que SETGA está muy habituada ya que trabajan permanentemente en el desarrollo de proyectos de I+D en colaboración con otras empresas e instituciones. Casi la mitad de la plantilla de la empresa de Pontevedra (50 trabajadores en total) está formada por personas con conocimientos de ingeniería y participan de diversas formas en proyectos de investigación. “La I+D está en nuestro ADN”, concluye Alonso.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.