Fotografía dun partido do Celta en 1925 no campo de Coia.

Boca Juniors en Galicia en 1925: tres victorias, 1 derrota y 2 muertos

Fue la primera gira europea de Boca Juniors. También, la primera de un club argentino en el viejo continente. Y sus 19 partidos en España, Francia y Alemania quedaron para la historia. Pero también fue un tour marcado por la tragedia. Porque en el primer encuentro ante el Celta de Vigo, nada más llegar a Galicia en trasatlántico, dos personas murieron y decenas resultaron heridas al derrumbarse el techo de una fábrica donde cientos de aficionados se agolpaban para ver el partido en el abarrotado campo de Coia.

“Ayer ocurrió en Coya un horroroso derrumbe”, tituló el diario El Pueblo Gallego en su portada. La contienda, que terminó ganando Boca por 3 goles a 1, fue suspendida durante 16 minutos, mientras se evacuaba a las víctimas del derrumbamiento. Pero, para asombro también de los periodistas, el partido se reanudó “como si no hubiese pasado nada”. Y tres días después se jugaba el encuentro de vuelta, en el que el Celta de Vigo le devolvía el resultado a los xeneizes, en el mismo estadio, imponiéndose también por 3-1.

La gira ya había comenzado como un gran acontecimiento. La Asociación Argentina de Fútbol permitió a Boca Juniors aplazar sus partidos para desplazarse a Europa. Tres empresarios de origen español, Zapater, Isasmendi e Ibáñez, se encargaron de la organizacion. Y el 4de febrero de 1925, la expedición embarcó en el buque Formosa, despedido por un tumulto: “Nunca asistió una concurrencia más numerosa que la de anoche al puerto, a despedir a una delegación deportiva (…). Los alrededores de la dársena Sur se vieron ocupados por una multitud (…). Volaron los sombreros por el aire y los pañuelos en señal de despedida”, escribió el diario La Nación.

Plantel da xira europea de Boca en 1925.

Tras 22 días de mar llegaron al puerto de Vigo, donde fueron recibidos con entusiasmo. La relación entre Galicia y Argentina era estrecha y muchos tenían familiares al otro lado del charco. Además, Uruguay acababa de causar sensación en los Juegos Olímpicos de 1924 en París –con gallegos en sus filas- y había ganas de disfrutar del prodigioso fútbol venido de América.

Durante todo el viaje el equipo fue acompañado por un fanático boquense llamado Victoriano Caffarena, que financió parte de la gira y ayudó al plantel haciendo de masajista y utilero. Caffarena fue reconocido como Jugador Número 12, designación que desde entonces se adoptaría para la hinchada de Boca.

La expectación era máxima para el primer partido, previsto para el 5 de marzo en el viejo campo de Coia, entonces a las afueras de Vigo. Se ampliaron las gradas, pero el lleno fue total con 25.000 espectadores. El espectáculo no defraudó y a los dos minutos de juego Antonio Cerrotti marcaba el primer gol xeneize, el primero de un argentino en Europa.

Pero fuera del estadio se preparaba la tragedia. Cientos de vigueses se encaramaron al tejado de un cobertizo, desde el que se podía ver el terreno de juego. Mediado el primer tiempo, se escuchó un estruendo y se desplomaba aquella grada improvisada. Morían 2 personas y cuarenta resultaban heridas, varias de ellas de extrema gravedad.

Unha imaxe do partido Celta de Vigo-Boca Juniors de 1925.

“Al darse cuenta el público de que algo anormal había ocurrido, abandonaron sus asientos y localidades, precipitándose hacia la salida presa de pánico indescriptible”, narra El Pueblo Gallego. Por su parte, “los jugadores se mezclaron con la multitud, curiosos e inquietos”.

Los servicios sanitarios llegaron inmediatamente y comenzaron a evacuar a los heridos. Además, fueron demolidos los muros del almacén, porque amenazaban con caer sobre parte de la grada. “Pasados los primeros momentos de estupor, se organizaron los servicios de auxilio, en los que tomaron parte autoridades y público, desescombrando aquel enorme montón de maderos, piedras y carne humana del que salían ayes de dolor y alaridos de angustia”, cuenta el cronista de la época.

La picaresca se descubre poco después: un hombre cobraba una peseta por subir “al tejado de la tragedia” y cientos de espectadores acudieron “convirtiendo el tinglado de la muerte en un palco más, burlando el paso por taquilla”.

Sin embargo, para asombro de todos, 16 minutos después del derrumbre, y mientras se siguen retirando heridos, el partido se reanuda, no sin antes dedicar a los muertos un minuto de silencio. “Los equipiers, rápidamente cuadrados, y el público descubierto y en pie, guardaron un minuto de silencio”, cuenta El Pueblo Gallego, “el momento fue de una gran emoción pues el silencio era completo en el amplio estadium, sobre el que parecía pasar aleteando, con su soplo frío y tétrico, el negro y fatídico pajarraco de la tragedia”. Desde luego, hay que reconocerle al periodista sus dotes para el drama.

Formación de Boca no primeiro partido en Vigo.

Tras este partido, con victoria de Boca Juniors, por 3-1, se disputó tres días después la revancha, en la que se impuso el Celta de Vigo por otros tres goles a uno.

Posteriormente, el club viajó a A Coruña para disputar dos encuentros ante el Deportivo el 12 y el 15 de marzo respectivamente. El primer partido lo ganó 3 a 0 con la peculiaridad de que a los 25 minutos del segundo tiempo el arquero de Boca Tasoriere desvió un penal siendo el primero atajado en Europa por un jugador argentino.7En el partido de revancha Boca volvió a imponerse, esta vez por 1 a 0.

Más tarde, siguió su gira por Madrid, donde venció a Real y Atlético, para continuar luego por otros campos de España, Francia y Alemania.

En total, los xeneizes ganaron 15 encuentros, perdieron 3 y empataron 1, convirtiendo 40 goles a favor y recibiendo 16 en contra.

Fue una gira inolvidable, que los devolvió a Argentina como héroes. Pero ninguno de ellos pudo evitar la tragedia que les recibió el primer día, en el viejo campo de Coia en Vigo, cuando la muerte vino a marcar el debut del fútbol argentino en Europa.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.