As Torres de Altamira teñen a súa orixe no século IX.

Torres de Altamira, testigos de la historia de Galicia

Las ruinas de la fortaleza, que se remonta al siglo IX, dominan el valle de A Mahía, en Brion e invitan a conocer el rico patrimonio del municipio

Las Torres de Altamira, cuyo origen se remonta a una fortaleza construída en el siglo IX, son más que la ruinas de un castillo, son una inmersión en la historia, patrimonio y cultura de Galicia. Localizadas en el municipio de Brión, provincia de A Coruña, su dilatada y azarosa existencia le ha permitido ser testigo de luchas de poder entre la iglesia y la nobleza local, escenario de la Revolta Irmandiña, víctima de asedios y del abandono e, incluso, superviviente de su “reconversión” en cantera a finales del siglo XIX y principios del XX.  Sus piedras, sillares y algunos elementos ornamentales fueron utilizados en la construcción de viviendas y cobertizos, en la capilla de Santa Minia o en la iglesia parroquial de Brión.

Las ruinas del castillo levantado sobre una necrópolis castreña -por lo que son conocidas también como el Castro de Altamira- fue adquirido por la Deputación da Coruña en 1973, que las limpió, consolidó para evitar su derrumbe y puso en valor, convirtiéndolas en un atractivo cultural y turístico de Brión. Su ubicación estratégica hace de las Torres de Altamira un magnífico mirador sobre el valle de A Mahía.  Las Torres de Altamira fueron declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) en 1994.

As ruinas das torres de Altamira, en Brión, na Coruña.

El pasado de las Torres de Altamira está ligado al linaje de los Moscoso, una poderosa familia que construyó un gran señorío territorial al margen de la Iglesia a la que servía y que escribió sonadas páginas de la historia de Galicia, no exentas de cruentos enfrentamientos entre los dos poderes. En el siglo XV el castillo fue asaltado y arrasado por los irmandiños, los campesinos que protagonizaron el mayor levantamiento de Europa contra los abusos de los señores feudales.

Reconstruído tras este asalto y un posterior asedio por parte de las tropas del arzobispo de Santiago, los Moscoso-Condes de Altamira mantuvieron su residencia aquí hasta el siglo XVII y la propiedad hasta el XIX. En este tiempo el abandono, un incendio y la falta de cuidados deterioró severamente la estructura. Fue en 1872 cuando la familia vendió el castillo a un particular que utilizó, de hecho, este ruinoso conjunto arquitectónico como cantera.

La edificación llegó a tener seis torres rectangulares, una muralla que rodeaba un suntuoso pazo y una capilla bajo la advocación de los Reyes Magos, en donde eran enterrados sus propietarios.  Un esplendor que los visitantes de las Torres de Altamira solo podrán intuir e imaginar a partir de los restos conservados: una gran torre con bóveda de cañón, la pared de un corredor que mantiene una portada gótica con ventana ojival, la base de la fortificación con una cantería propia del siglo XV y el pozo del castillo.

Os restos das torres foron recuperados pola Deputación da Coruña e teñen declaración BIC.

Las Torres de Altamira es el monumento más representativo de la historia de Brión, un municipio que atesora un amplio y rico patrimonio civil y religioso y en el que también encontramos magníficos espacios naturales como la carballeira de Santa Minia o aguas medicinales como las del balneario de Tremo o las del manantial Augas Ferras. Pazos como o de Trasouteiro o el Armesto; iglesias como la de Santa Minia, Santa María de Bastavales o cruceiros como los de Rial, Bastavales, Ons o Aguiar son ejemplos de lo que nos podemos encontrar.

A TENER EN CUENTA

HISTORIA de las Torres de Altamira
HORARIO de visitas y protocolo Covid
Qué VER en Brión
Dónde COMER
Dónde DORMIR

2 COMENTÁRIOS

  1. Pois que pena . Foi , se cadra , mal educada , así…
    Unha Galicia sen raices e a mercede do vento ..

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.