María Maceiras, marinera e ‘influencer’ del mar: «Al subir al barco empezaba a llorar»

La joven de Muros recibe el Premio Nacional de Gastronomía Talento Joven por la labor divulgativa de respeto al mar

María Maceiras
A mariñeira, María Maceiras, no barco tras pescar unha centola. CEDIDA

María Maceiras, natural de Muros y de 22 años de edad, recibió el Premio Nacional de Gastronomía Talento Joven Alimentos de España, de nueva creación, que concedió la Real Academia de Gastronomía (RAG) en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Se trata de un nuevo premio que busca reconocer a profesionales, proyectos o empresas al frente de jóvenes menores de 30 años que están conectados con las diferentes etapas de la cadena alimentaria. En este sentido, María recibió el galardón por “desarrollar una gran labor divulgativa que promueve el respeto al mar, concienciando de la importancia de la pesca sostenible“, segundo informó la RAG en un de sus comunicados.

Inicios y formación

El mar en la vida de María está “muy tratado y hablado” desde que es pequeña. Tanto es así, que sus padres son marineros de profesión. Sin embargo, ella estudió un Ciclo Formativo de técnica en Atención a Personas en Situación de Dependencia en Santiago de Compostela. Mientras, su pareja, Antonio, comenzó a trabajar con los padres de ella en el mar y, al fin y después de dos años, compró su primer barco, Para los tres. Él fue el responsable de arrastrar a María a la profesión marinera, ya que la adquisición de la embarcación coincidió con el verano en el que ella finalizó de estudiar y la animó a formarse en este sector.

De este modo, y motivada por su compañero sentimental, María realizó los cursos de Marinero Pescador, Formación básica y Marinero a pie. Con todo, y con vistas al futuro, espera sacarse el curso para ser patrón de barco, ya que le gustaría invertir en una embarcación y quiere ser ella quien la maneje. No obstante, actualmente está estudiando el ciclo de Técnica de Auxiliar de Enfermería. De modo que, temporalmente hasta el mes de mayo, ‘abandonó’ su oficio en el mar ya que por las mañanas tiene que asistir a clase.

Profesión marinera

María comenzó a trabajar en el marisqueo de la ría de Noia, donde se recoge almeja y berberecho, porque es la actividad en la que hay más presencia de mujeres. Como le gustaba mucho lo que hacía, acto seguido, quiso probar en la recolección de pescado en las redes y en las nasas, unos aparatos en los que los animales acuáticos quedan atrapados porque, una vez que entran, no pueden escapar.

Al principio reconoce que le costó adaptarse. “En ocasiones llegaba a la casa con una mojadura, después de pasarlo mal y, aun por encima, no traía nada; incluso hasta ese día se averiaba algo en el barco”, señala la joven. Asimismo, también le resultaba complejo “meterle mano al pescado”, pero a día de hoy “ya no me cuesta como antes”. Aclara que esto se debía la que le veía los dientes al pescado y le daba miedo. A este respeto, declara que “el desconocimiento de cómo coger las cosas también es muchas veces el miedo a no hacerlo bien”.

Actualmente, lleva casi cuatro años faenando como marinera, a excepción de épocas en las que tuvo que buscar otro trabajo porque, al vivir con su pareja que se dedica a lo mismo, los ingresos eran iguales y para sobrevivir y llegar a fin de mes tuvo que buscar cosas más rentables.

Pese a esto, Maceiras señala que no se trata de una profesión muy mal pagada, sino que depende de la época del pescado en cuestión. Por ejemplo, “cuando es el tiempo del centollo y hay bastante producción, se hace mucho dinero, pero hay otras épocas en las que no se coge casi nada”. Además, añade: “Hay gente que me recrimina que cojo mucho marisco pero que lo devuelvo al mar”. Pero se trata de algo que deberían hacer todos los marineros. “No se puede pretender que, si el marisco no dé la talla, se leve y luego se pase hambre durante cinco años”.

María Maceiras en Madrid antes de recibir el Premio Nacional de Gastronomía 2022. CEDIDA

Cuando volvió a trabajar al mar, se percató de que su profesión es su vida. “Al subirme al barco, empecé a llorar, estaba muy emocionada”, expresa emocionada, y durante ese tiempo entendió que “aunque ponga todo el empeño en otro trabajo, lo del mar me gusta de verdad”.

Sin embargo, anima a todos aquellas personas que tengan vocación que, aunque sea duro, “al final se ve la recompensa”. Ahora bien, entre la sociedad existen tabúes de cara a la profesión, se incide en la idea de que “en el mar se cobra mucho”. Sin embargo, hay matices: “Muchos gastos, por ejemplo, el mantenimiento del barco. Además, los días que va muy mal tiempo no se puede salir y hay meses en los que no se pesca”. “No se puede pensar que es llegar y tenerlo todo hecho, hay que lucharlo, pero si la una persona le gusta, yo la animo a que lo intente”, aclara.

Más allá de la fascinación de todo lo que el mar regala, según esta joven de Muros, lo que más le sorprende utlimamente es la cantidad de basura que llega a las aguas del mar. “Una vez recuerdo que mi novio y yo estábamos levantando una red, era noche cerrada, y yo empecé a ver la mano de un bebé y, cuando la red llegó arriba, nos encontramos con una muñeca de Nenuco”, explicita.

Productos de A Coruña

María trabaja en las rías de Muros y Noia porque es el barco de su pareja y porque es el sitio en el que vive. No obstante, si tuviera que ir a otra ría a trabajar del marisqueo, no le importaría hacerlo, más de querer, “me gusta mucho vivir en casa”, manifiesta.

Habla también de los exquisitos productos de las rías de la ciudad portuaria: “Los gallegos tenemos un producto de muy buena calidad”. Declara que puede que lo piense por criarse en Muros y llevar “desde siempre” comiendo marisco, pero muchas veces ve la almeja que venden en un supermercado y se sorprende con que el sabor y la apariencia “son muy diferentes”. Finalmente, expone que el marisco de las rías de Muros y Noia “es rico en sabor, sabe a mar. Tenemos una riqueza y una diferencia en el marisco que está genial”.

‘Influencer’ del mar

Un día de trabajo de María depende mucho del arte a la que vaya. Cuenta que en el caso de la almeja y el berberecho, el tiempo de rastrear es de lunes a jueves de nueve la doce. Posteriormente, lleva a la lonja los productos que consigue en el día y los vende. En el caso de ir a las redes y a las nasas, es diferente. Hace días en los que no le compensa volver para casa, entonces pasa la noche en el mar, es decir, a lo mejor está dando lances y espera al siguiente lance y así sucesivamente hasta recoger a la mañana siguiente.

Esta rutina fue la que comenzó a grabar en los vídeos que difundía entre los amigos, también marineros, aprovechando para enseñarles qué se debía hacer y qué no, pero siempre en tono humorístico. Así fue como un día Rogelio Santos Queiruga, marinero de Porto do Son, que sube contenido a las redes sociales para concienciar de la importancia de cuidar el mar, y hacia el que María siente “gran admiración porque demuestra tener dedicación, disfruta de la profesión”, subió una publicación en la que preguntaba a sus seguidores qué hacían por defender el medio marino. De manera que, tras los ánimos de los compañeros, le envió una de sus grabaciones que, posteriormente, el influencer publicó el pasado marzo. El éxito fue inmediato.

No obstante, María revela que sus comienzos en redes, concretamente en TikTok (@mariabadernado), comenzaron algo antes, cuando su pareja le propuso subir una de estas grabaciones a la plataforma, pero a la cuenta de él. Tras viralizarse, él siguió incitándola para que creara más contenido. En lo tocante a esto, la joven comenta que recibió comentarios de usuarios que preguntaban acerca del idioma en el que hablaba, de ahí la razón por la que sus vídeos ahora los haga en castellano, ya que así “los gallegos los entendemos igual y en castellano más gente puede tener acceso a ellos y ganar mayor difusión”.

En la actualidad, el vídeo con mayor repercusión obtuvo en torno a 108.000 visualizaciones. Asimismo, Maceiras explica que no llevó a cabo esta faceta de divulgación en otras redes sociales porque, en el caso de su cuenta de Instagram (@manzanos_rubio), además de que antes la tenía privada, sube “contenido más personal, pues aunque subía algunos vídeos, principalmente a las historias, no los hacía enseñando ni explicando nada”. A pesar de esto, añade que le gustaría centrarse más “en la creación y montaje de los vídeos, explicando más y mejor”.

Premio Nacional Talento Xove

María Maceiras fue nominada a la lista de los 100 talentos jóvenes de la fundación Basque Culinary Center por los vídeos de su día a día gracias a que alcanzaron gran difusión y llegaron a Javier Olleros, dueño del restaurante Culler de Pau (O Grove, Pontevedra), que la propuso como candidata en la modalidad de productora.

A partir de este nombramiento, fue como consiguió ser la ganadora y estrenar el Premio Nacional de Gastronomía Talento Joven Alimentos de España. “Cuando me dijeron que era la ganadora me lo tomé a broma. Me dijeron que el jurado me había escogido de forma unánime. Fue toda una sorpresa”, reconoce la marinera.

El jurado de la 47 edición de los Premios Nacionales de Gastronomía estaba compuesto por figuras muy importantes y reconocidas. Presidido por presidido por Dabiz Muñoz, chef con tres estrellas Michelin; también formaron parte Lourdes Plana, presidenta de la RAG; José Miguel Herrero, director general de la Industria Alimentaria; Joxe Mari Aizega, director del Basque Culinary Center; y los Académicos Borja Beneyto, José Carlos Capel, Julia Pérez y Rosa Vañó.

La experiencia le permitió aterrizar en Madrid, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el 15 de noviembre, para recoger el trofeo. A su vez, esta aventura también le concedió la posibilidad de conocer a muchas personas con diferentes profesiones, que van más allá del socialmente asentado en el mundo de la gastronomía, “desde la persona que coge los alimentos hasta la que los emplata, toda la cadena alimentaria”, concluye.

Para María lo más emocionante fue cuando el galardón se lo entregó el Ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, que además le expresó que desempeña “una labor muy buena”. Con todo, revela que “solamente que recoñezcan y valoren mi trabajo es premio más que suficiente”.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.