Boteiro do entroido de Viana do Bolo. Foto: R. Pan.

Entroido, mucho más que una fiesta

El Entroido es una de las celebraciones ancestrales más importantes de la cultura gallega y atrae a miles de personas durante estas fechas

Faltan pocos días para los días más señalados del Entroido, aunque en algunos lugares ya ha comenzado e incluso en algunos pueblos ya lo hizo nada más terminar la Navidad. El origen de estas celebraciones sigue siendo oscuro a pesar de los diferentes puntos de aproximación a esta cuestión. Más allá de las diferentes opiniones el cierto es que en estos días muchos lugares de Galicia, especialmente en la provincia de Ourense, celebrarán de manera muy diversa lo que alguno consideran la fiesta ritual más importante de la cultura gallega.

Segundo explica el presidente de la Sociedad Antropológica Gallega, Rafael Quintiá, hay dos grandes teorías para explicar el origen del Entroido. Una de ellas señala que el Carnaval surge del propio cristianismo como un período de licencia antes de los rigores de la Cuaresma. La otra relaciona esta fiesta con las antiguas mascaradas de invernía, que ya tenían lugar en diversos puntos de Europa antes del cristianismo y que suponen una especie de conjuro del invierno para que el sol vuelva a coger alientos y la tierra vuelva a dar frutos. Hay quien también apunta a que el Entroido suma elementos de ambos orígenes.

Quintiá apunta que no se puede establecer una fecha concreta para señalar cuándo surge el Carnaval en Galicia pero recuerda que en lugares como Chantada hay ritos muy antiguos relacionados con la regeneración de la tierra. Como apunta el periodista Federico Cocho en su libro “A fiesta do Entroido” también hay precedentes del carnaval en la época romana con las fiestas de la Saturnalia y las Calendas de enero. El autor irlandés James Frazer sostenía que las fiestas de la Saturnalia eran “el Carnaval de la Antigüedad”. Era una celebración a la inversa, que duraba entre tres y siete días a partir del 17 de diciembre, y en el que los esclavos quedaban libres por unos días y le daban órdenes a los amos.

Lo que está más claro es el origen de la palabra carnaval. Cocho señala en la citada obra que la palabra aparece por primera vez en un documento de 1229 guardado en el monasterio de Sahagún. El término procede de la palabra latina “introitus” (introducción) que haría referencia a la cercanía del período cuaresmal. El origen es la misma que en el portugués y en castellano también hay palabras como “entruejo” o “antruejo” que tienen el mismo origen.

El factor principal que explica la mayor fuerza del Entroido en las zonas del interior de Ourense y Lugo es que el proceso de desruralización de la sociedad fue mucho más fuerte en la franja costera gallega. “El carnaval es una fiesta tradicional rural”, indica Quitiá, “y en lugares como Viana do Bolo, Manzaneda o Vilariño de Conso sigue teniendo una función social y sigue manteniéndose la tradición de las visitas a las casas de los vecinos para mantener las relación sociales”.

El antropólogo señala que en las villas el carnaval sigue siendo algo “muy emotivo” aunque las tradiciones se ven algo desvirtuadas. “Mucha gente lo que hace es ir a ver los desfiles cuando el Entroido es una fiesta participativa. En todo caso también es importante dar a conocer la fiesta en otros lugares y por eso el turismo tiene aspectos muy positivos como es la recuperación de muchos carnavales. Creo que esto es importante porque para mí el Entroido es la fiesta ritual más importante de la cultura gallega”, explica Quitiá.

En su opinión, puede ser peligroso limitarse a recuperar el carnaval desde una perspectiva únicamente turística. “No es mala la recuperación de la fiesta incluso en lugares donde nunca se celebró pero lo importante es que la fiesta no pierda su carácter sagrado”, concluye el antropólogo.

Viana, Vilariño y Manzaneda, el otro triángulo del Entroido

Hace ya tiempo que se habla del tríangulo que forman Verín, Xinzo y Laza como el epicentro del carnaval en Ourense pero hay otro ubicado un poco más al este y que forman Viana do Bolo, Vilariño de Conso y Manzaneda, y que sin duda ofrece una buena muestra del Entroido más tradicional.

La espectacularidad de los trajes de los boteiros (Viana y Vilariño) y mázcaras (Manzaneda) es uno de los atractivos de unas celebraciones que tienen sus fechas más señaladas entre el jueves de Compadres y el martes de Carnaval. Cada una de estas localidades celebran de una manera distinta cada uno de los días grandes de la fiesta.

En Viana, por ejemplo, uno de los momentos más importantes llega el Domingo Gordo (este año el 3 de marzo) en el que se celebra el gran desfile de folións por las calles de la villa y también tiene lugar a celebración de la Festa da Androlla. La música y la danza tienen un papel muy importante en Manzaneda, donde se conserva una fascinante danza hecha por las mázcaras.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.