Los agricultores de Cambre que miman la tierra: «Es la huerta de toda la vida con sentido común»

'Os Biosbardos, Cultura de Leira' apuesta por la permacultura, con una reutilización de productos que incluye otros sectores

Miguel Ángel Roig, en compañía do community manager de Os Biosbardos, no posto do mercado. | Foto cedida

La agricultura ecológica es un modelo sostenible y socialmente responsable que se ampara como la solución a los problemas medioambientales frente a la intensiva e industrializada. En este sentido, no se limita a una simple técnica, sino que también tiene en cuenta la protección del medio ambiente y el respeto de los recursos naturales.

De este modo, es cada vez más usual la ejecución de proyectos alrededor de esta convicción, especialmente en Galicia gracias al predominio del mundo rural. Uno de los más recientes y destacados, en activo desde 2019, es Os Biosbardos, Cultura de Leira, un programa basado en los principios de la permacultura llevado a cabo en Cambre, en la provincia de A Coruña.

El desarrollo

Os Biosbardos, Cultura de Leira responde a un proyecto de huerta ecológica, certificada por el CRAEGA, al aire libre y basado en la permacultura. Es decir: en el cuidado de la tierra, de los animales, de las personas y del retorno de cualquier excedente que se obtenga del propio sistema. En otras palabras: en la reutilización y concesión de más vidas de un producto.

Frutas y hortalizas cultivadas y recolectadas por Os Biosbardos. | Foto: cedida

El proyecto pertenece a las Reservas de Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, una asociación que, desde el equipo, definen como “un paraguas muy importante” gracias a la ayuda y apoyo que reciben de ellos.

Al frente de este proyecto se encuentran cuatro personas: una responsable de la huerta, una encargada de la recolección y logística, un encargado de la publicidad, marketing y redes y, finalmente, Miguel Ángel Roig, al cargo de la coordinación y autor de la inicitiativa.

El propietario relata que la idea nace “de una necesidad particular de poder conseguir alimentos saludables, sostenibles, un plan B que busca mucha gente”. En relación con esto, manifiesta que ya desde el primer momento lo enfocó “como un proyecto de agricultura, una explotación agroecológica pero que debía ser rentable”. Así, el proyecto responde a una huerta de toda la vida con sentido común, aplicado a los tiempos actuales y con los medios de ahora”, destaca Miguel Ángel.

Espacios colaborativos

La colaboración es una base básica para Os Biosbardos, seguido de la difusión. De esta manera, desarrollan un espacio colaborativo donde compartir conocimiento con todo aquel interesado en unirse al proyecto y participar de una forma u otra.

A este respeto, Miguel Ángel revela que se trata “de un propósito que va más allá de lo particular; es un propósito global. Por tanto, aclara que su idea “es difundir el conocimiento alcanzado para que más gente pueda inspirarse en este modelo de agricultura que es 100% sostenible”.

Proyecto Leiriño

Después de años de actividad, y tras descubrir el funcionamiento del mercado, Miguel Ángel confiesa que se aprende “a gestionar la sobreproducción aplicando la capa de sostenibilidad”. Sin embargo, a partir de la gran cantidad de excedente, y gracias al impulso de espacios colaborativos, Os Biosbardos puede emprender diferentes proyectos colaborativos que permiten darle una segunda, tercera e infinitas vidas a sus productos para no desperdiciar nada.

Así, uno de los proyectos más relevantes que llevan a cabo es Leiriños, que realizan con los locales de hostelería. Se trata de un bancal modular de cultivo agroecológico de siete metros cuadrados que tiene un coste fijo anual que debe abonarse por adelantado. Así, en esta parcela, Os Biosbardos cultivarán las semillas que le facilite el restaurante en cuestión y le conferirán a este último los productos resultantes durante un año desde la fecha de compra.

Una de las fincas que Os Biosbardos cultivan en Lendoiro, Cambre. | Foto: cedida

De este modo, Os Biosbardos ofrecen un producto por lo que cobran por anticipado a un precio aceptable y las personas que adquirieron la parcela obtendrán más valor y calidad a menor coste con este cultivo. Miguel Ángel expresa que con esta dinámica ganan todos, pues su equipo consigue “un adelanto para trabajar con unos precios dignos la huerta y la hostelería porque percibe un valor superior en los productos, incluso en aquellos más caros”.

Canales de comercialización

Disponen de un amplio abanico para la comercialización y venta de sus productos. Además de comercializar con la hostelería o las tiendas de barrio de su ratio de acción, disponen de tienda en línea en su página web.

De esta forma, ponen a disposición de la ciudadanía todos sus productos en base a lo que van alcanzando, de modo que venden a particulares e incluso también a tiendas. Así, tras la realización de un pedido, ofrecen dos modalidades de entrega: a domicilio o recogida en sus fincas, en Lendoiro, Cambre. Esta última opción va ligada a una oferta, un descuento del 20% en el total del pedido. La iniciativa, segundo relata Miguel Ángel, fue diseñada para hacer que “la gente se acerque al lugar de trabajo, cerca de A Coruña, para poder observar lo que se hace y cómo se hace”, de modo que este descuento sería una especie de motivación extra.

Otra vía de venta son las ferias. Actualmente, el primer y tercer fin de semana de cada mes asientan un puesto en el mercado de A Leña, una feria ecológica ubicada en la Plaza de España.

Asimismo, otro canal que está ganando importancia y tiene opciones de futuro son los comedores colectivos. Se trata de una acción de la Reserva da Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo que diseñó una plataforma de ecocomedores en el que diferentes agricultores colaboran con empresas que tienen comedores colectivos grandes, colegios o guarderías que compran, semanalmente, los productos que les ofrecen.

En tal sentido, el fundador de Os Biosbardos señala que con esta iniciativa procuran “hacer algo histórico, en un proceso de creación para darle forma como cooperativa, para que en los colegios puedan comer saludable, rico, ecológico y de kilómetro cero a precios aceptables”, todo esto incluso a pesar de las fluctuaciones de precios derivados de la situación socioeconómica a nivel global que impera actualmente.

Jornadas de puertas abiertas

Cada dos lunes, Os Biosbardos realizan jornadas de puertas abiertas en las que Miguel Ángel explica su labor y la de sus compañeros. Así, todo el equipo consigue analizar cómo su patrón inicial también lo posee mucha otra gente, es decir, y segundo como el propietario aclara, hay muchas personas, “con posibilidades de empleo que quieren buscar otra forma de enfocar la vida”, y que gracias a esta iniciativa dieron el paso y están buscando “una salida al campo, la vuelta al rural”.

Gracias a este evento consiguieron reunir la más de 500 personas interesadas en la iniciativa y que demandan información acerca de esta labor. En efecto, el propietario confiesa que incluso de muchos de los visitantes “salen ideas, iniciativas, existe una comunicación y retorno”. Por esta razón, el proyecto está alcanzando cada vez más interés a nivel general, más importancia, hasta desde otros puntos de la geografía fuera de España.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.