Animales exóticos, una mascota compleja

Cuidarlos no siempre es fácil porque necesitan unha atención especial y ayuda en caso de problemas, ya que abandonarlos no es una opción

Desde hace siglos, los animales exóticos, en su hábitat natural, fascinan a la gente pero en la veterinaria mundial muchas de nuestras mascotas también forman parte de este grupo. Conejos, cobayas, loros, hurones o reptiles son hoy compañeros de familia habituales en todo el mundo.

“No es cuestión de dónde vivas. En algunos países de Sudamérica es cierto que comen cobayas pero si se tienen como mascota, como compañero de la familia, son consideradas igualmente animal exótico. Lo que quiero decir es que no son exóticos porque no sean de aquí, son términos que se utilizan a nivel de la veterinaria mundial. El conejo, por ejemplo, es de la Península Ibérica pero se considera cómo exótico en la clínica veterinaria. Lo único que tienen en común entre ellos es que no son ni perros, ni gatos, ni caballos, ni animales de renta que son los que cría el hombre para la producción de alimentos, por ejemplo”, explica Ángela González, especialista en medicina del comportamiento animal en el Hospital Veterinario Universitario Rof Codina de Lugo.

Investigar para tratar los problemas de estos animales

Próximamente se publica un estudio en el que participó Ángela sobre los problemas de comportamiento de los conejos en España y Sudamérica. Investigaciones como ésta ayudan a los veterinarios a diseñar planes de prevención, mejorar los diagnósticos y los tratamientos. Junto con perros y gatos, los conejos son los principales pacientes de la veterinaria y uno de los problemas habituales que trata es la agresividad, sobre todo entre las hembras aunque también son muy dóciles y sociables.

La doctora en Veterinaria Ángela González.
La doctora en Veterinaria Ángela González.

“Viven en madrigueras enormes, soterradas, con un número de individuos muy grande. Las madrigueras están hechas con muchos túneles y algunos finalizan en pequeñas habitaciones ciegas que son las que más lejos se encuentran de la zona de entrada. Las conejas se disputan esas habitaciones para protegerse y evitar el riesgo de ser asaltadas por un depredador que las mate a ellas y a sus bebés. Parece que este puede ser el origen de esa tendencia de las conejas a ser un poco más agresivas”, asegura la etóloga quien también nos confirma que a los conejos les crecen los dientes durante toda la vida, que tienen las orejas largas, que les gusta saltar fuera de la jaula y que, a diferencia de otras especies, se reproducen todo el año.

El depredador convertido en mascota

Domesticados hace miles de años para cazar roedores y más tarde conejos, los hurones son, desde el siglo XIX pero sobre todo en los últimos años, una de las mascotas de moda. Son compañeros divertidos, juegan mucho, son graciosos y cariñosos pero también terribles depredadores. Deben salir siempre a la calle con arnés y estar vigilados dentro de casa. Pueden escaparse por sitios muy pequeños y, entre los pocos que recibe Ángela en su consulta, presentan ciertos problemas de agresividad de fácil solución.

Los hurones son graciosos y cariñosos, pero también terribles depredadores

Ante las viejas prácticas para evitar el olor de este animal, la veterinaria es tajante: “Antes se esterilizaban para que dejasen de oler pero eso ya no se hace. No huelen tan mal, huelen a hurón. Hay que entender que cada animal tiene su propio olor. Los perros también huelen a perros y no tiene porque ser desagradable si están limpios y bien cuidados. Con los hurones pasa lo mismo y la castración no es recomendable. Hay castraciones químicas, por ejemplo, que no se deben reproducir por una tenencia responsable del animal. Muchas veces el olor les sirve para marcar territorio, avisar de su paso, el lugar donde viven o cuál es su estado reproductivo”, asegura la Doctora en Veterinaria de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Un compañero muy inteligente

La etóloga también conoce bien el comportamiento de algunos loros, mascotas que requieren cuidados muy complejos y que sobresalen por su inteligencia. Ángela nos cuenta que necesitan hacer mucho ejercicio físico, una dieta adecuada, dormir doce horas y conocer bien a las personas de la familia con las que llegan a comunicar. Los loros, animales de pico curvado, son capaces de fabricar herramientas y utilizarlas, hacen pequeñas cuentas, diferencian y se comunican con los colores, y, como pocas especies, se reconocen en un espejo.

Los papagayos necesitan mucho ejercicio físico y se reconocen en un espejo

“Aprenden a usar palabras. Y no solo aprenden a usar palabras y las repiten como loros, como decimos, sino que las emplean para comunicarse con nosotros, es decir, son capaces de darle un significado para saber cómo emplearlas y obtener algo de nosotros o poder comunicarse con nosotros. También pueden imitar muchos sonidos y entre ellos incluso tienen dialectos, quiero decir, puede ocurrir que grupos de la misma especie que viven muy separados geográficamente no se entiendan bien entre ellos. Son muy inteligentes”, asegura Ángela antes de lamentar que muchos loros estén siempre en la jaula y mal cuidados. “No los recomendamos como mascota”, afirma.

El abandono no es una opción

A las malas condiciones de vida de algunos loros que describe la científica, se suma el abandono de muchos animales exóticos como, por ejemplo, ocurre con los conejos. Solo en el mes de diciembre la Asociación Gallega de Adopción de Animales Exóticos (AGAE) con la que trabaja Ángela, recibió seis de ellos abandonados. “Los regalos de Navidad que fueron rechazados como una chaqueta o una camisa, asegura la veterinaria. Tener un animal exótico en casa es complejo y tenemos que pensar que no siempre se consigue cuidar de estos animales de una forma idónea, por ello, en la mayoría de los casos, no es recomendable tenerlos como mascota. No debemos tener animales por coleccionarlos y si vamos a tener uno en casa, hay que informarse muchísimo de cómo es su hábitat y de qué cuidados requieren”, finaliza, insistiendo, Ángela.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.