Grelos (en la imagen, una planta) y berzas fueron estudiados por la Misión Biológica.

Berzas y grelos (en la imagen, una planta) fueron estudiados por la Misión Biológica.

Grelos y berzas previenen el cáncer

Un estudio del CSIC detecta en brásicas gallegas altos contenidos de vitaminas, antioxidantes y compuestos anticarcinogénicos

La línea de investigación abierta por el Grupo de Brásicas de la Misión Biológica de Galicia (CSIC) sobre grelos y berzas confirma lo que los estudios previos venían señalando: las propiedades saludables de estos dos productos autóctonos, incluso como prevención contra el cáncer. Según explica la directora del grupo de brásicas del proyecto, Elena Cartea, el estudio ratifica la importancia de incluir estos alimentos funcionales en la dieta de forma habitual debido a que son ricos en proteínas y vitaminas A, E y C y fuente de minerales como el hierro, potasio y calcio.

Según la tabla nutricional del grelo que maneja el Grupo de Brásicas, la concentración de calcio es de 1.500 miligramos en 100 gramos de producto y la de un nutriente esencial para el organismo como es la vitamina A, de 5.558 mg en 1 kilogramo. Tanto en grelos como en berzas es muy destacada la concentración de compuestos anticarcinogénicos, los glucosinolatos y sus derivados, los isotiocianatos, puesto que son exclusivos de esta familia de plantas y son los responsables de propiedades antioxidantes y de prevención de determinados tipos de cáncer en humanos.

Los productos fueron analizados por la Misión Biológica para el proyecto GALIAT 6+7  

El estudio, realizado en colaboración con la empresa A Rosaleira, y dentro del proyecto Galicia Alimentación Atlántica (GALIAT 6+7), detalla los efectos de las diferentes fechas de siembra y edades de la planta en la composición de parámetros nutricionales para lograr un aporte eficaz de estos alimentos a la dieta. Así,  concluye que los grelos cultivados en otoño tienen un mayor contenido en los compuestos glucosinolatos (implicados en la prevención de diferentes tipos de cáncer) y, además, se incrementa en los brotes.

En el caso de las berzas, se ha comprobado que en el ciclo primavera-verano, las hojas presentan un mayor aporte en glucosinolatos y que aumentan considerablemente a medida que la planta se desarrolla, por lo que es preferible realizar la cosecha en plantas adultas (aproximadamente a los seis meses desde el trasplante).

Respecto a otros parámetros nutricionales, el Grupo de Brásicas ha confirmado que los grelos tienen una mayor capacidad antioxidante que las berzas cultivadas y cosechadas en el mismo período y que ambos cultivos presentan un contenido en compuestos fenólicos totales muy similar. Los fenólicos son antioxidantes que contribuyen a neutralizar los radicales libres, moléculas cuya acumulación excesiva en el organismo está vinculada a la aparición de patologías cardiovasculares, inflamatorias o neurodegenerativas.

Los grelos cultivados en otoño tienen mayor valor anticancerígeno 

Los resultados en la línea de investigación sobre la influencia de los diferentes métodos de procesado en la composición nutricional indican que el contenido de vitaminas y, en concreto, de la vitamina C es mayor en berzas que en grelos bajo cualquier tipo de procesado, en tanto que la concentración de dos minerales fundamentales para el organismo como el hierro y el calcio es superior en los grelos. También se concluye que las propiedades antioxidantes se preservan en grelos y berzas tanto en el proceso de enlatado, como envasado en cristal.

Finalmente, en colaboración con el grupo del doctor Freire del departamento de Farmacología de la Universidade de Santiago de Compostela, se han evaluado por primera vez los efectos de dos isotiocianatos que se encuentran en los grelos cultivados en Galicia, que no habían sido estudiados previamente en modelos de cáncer. Los resultados del estudio llevan a la hipótesis de que, en el caso del cáncer de próstata, determinados isotiocianatos presentes en los grelos podrán ser empleados en el tratamiento contra esta enfermedad, como potenciadores del fármaco quimioprotector y antitumoral. Podría formar parte, además, como recomendación nutricional en los pacientes.

GALIAT 6+7 es una alianza de A Rosaleira, Terras Gauda, Pazo de Rivas, OLEI, Friscos, Quescrem y siete grupos científicos: Misión Biológica de Galicia-CSIC (Grupo de Viticultura y Brásicas), Instituto de Investigación de Ciencias Marinas-CSIC (Grupo de Química de Productos Marinos), Hospital Clínico de Santiago-CHUS, Aula de Productos Lácteos – USC, Farmacología de la Facultad de Medicina –USC y Química Analítica y Alimentaria de la Universidade de Vigo.

La implicación en el proyecto de A Rosaleira, del Grupo TERRAS GAUDA, está relacionada con su apuesta por el I+D+i para lograr su diferenciación. En el caso de la conservera vegetal más antigua de Galicia, es la única de su sector que respalda proyectos de investigación para desarrollar productos innovadores que mantienen y potencian las propiedades nutricionales y saludables. Con presencia en todo el territorio nacional, A Rosaleira exporta sus productos (grelos, berzas, tomate, setas, judías, mirabeles, zaragallada y fritada) a Filipinas, México, Alemania, Reino Unido y Andorra.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.