Restos dun ave mariña, co seu estómago cargado de plásticos inxeridos.

Restos dun ave mariña, co seu estómago cargado de plásticos inxeridos.

¡¡¡Más plástico en el mar!!!

Cada año, ocho millones de toneladas de residuos plásticos llegan hasta el mar.  Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Holanda, Noruega, Portugal, Suecia y España financiarán con 7,5 M€. cuatro proyectos para investigar el impacto de los microplásticos en el océano. En los cuatro proyectos seleccionados participarán cinco grupos de investigación españoles, que persiguen estudiar los riesgos potenciales de los microplásticos en el océano, su distribución, destino, e impacto medioambiental. En particular, se trabajará en armonizar métodos de monitoreo, extracción y análisis de partículas de microplasticos, y en los efectos ecotoxicológicos de los mismos sobre la vida marina.

Tartaruga coa súa coiraza deformada ao quedar de cativa atrapada por un plástico de 6 bebidas.

Tartaruga coa súa coiraza deformada ao quedar de cativa atrapada por un plástico de 6 bebidas.

La producción mundial de plástico rondó en el año 2010 los 288 millones de toneladas. Se ha multiplicado un 620% desde el año 1975. Eso genera en las regiones costeras una cantidad de basura plástica de casi 100 millones de toneladas, de los cuales 32 millones no son gestionados apropiadamente y una media de ocho millones de toneladas termina flotando en los océanos de todo el mundo.”

Con el tiempo los plásticos más grandes se descomponen en trozos muy pequeños. Es posible encontralo dentro del aparato digestivo de tortugas marinas, ballenas, peces y aves. Pero también, el plástico está presente en el interior de los organismos más diminutos que forman la base de la cadena trófica marina.

En 1960, menos del 5% de las aves marinas, incluidos los albatros, las pardelas y los pingüinos tenían plásticos en sus estómagos. La cifra aumentó hasta el 80% en 2010. Los resultados del trabajo, publicados en la revista PNAS, predicen un dato más alarmante para 2050. Ese año la ingestión de estos materiales afectará al 99% de todas las aves marinas.

Los científicos analizaron el riesgo de las aves marinas usando la distribución de los desechos y la de 186 especies de estos pájaros. Ajustaron el modelo con estudios sobre la ingestión de plásticos realizados entre 1962 y 2012, que sugerían cómo en la actualidad se hallaría un 59% de plásticos ingeridos en los animales. Con el nuevo trabajo, la cifra aumenta al 90%. Algunos ejemplares tenían más de 200 fragmentos de plástico en sus estómagos.

Esos plásticos también son ingeridos por el zooplancton. En las imágenes, grabadas a través de un microscopio, se puede ver a un grupo de copépodos (un tipo de zooplancton que se nutre de algas en el océano) alimentándose de partículas plásticas. Diversos  tipos de zooplancton consumen estos microplásticos, incluyendo larvas de cangrejo y de ostras. En algunos casos, el plancton excreta a las pocas horas el plástico ingerido. Pero en ocasiones, cuando no tienen acceso a comida, el plástico puede permanecer dentro del tracto intestinal por hasta siete días. Esto reduce el ritmo al que consumen algas, lo cual complica su reproducción y supervivencia.

Es urgente reducir la llegada de plásticos al océano a través de gestiones efectivas de residuos para mitigar el riesgo al que se enfrentan los organismos marinos. Según los expertos: “Reducir la presencia de estos desechos en el medio ambiente de Europa puede disminuir su ingestión en menos de una década”.

Y si tienen tiempo vean ‘Océanos de plástico’…

Referencia bibliográfica:

Chris Wilcox, Erik Van Sebille y Britta Denise Hardesty. “Threat of plastic pollution to seabirds is global, pervasive, and increasing” PNAS 31 de agosto de 2015

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.