Uno de los microorganismos analizados.
La especie Ornithocercus magnificus es uno de los microorganismos que forman parte del fitoplancton./ CSIC

El secreto de las nécoras de la ría

La ría de Vigo esconde una diversidad de fitoplancton muy superior de lo que se creía. Es una de las principales conclusiones a las que ha llegado el primer estudio exhaustivo realizado al respecto, impulsado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Vigo y que culminará en 2014, con el objetivo de identificar los mecanismos que mantienen la diversidad de las comunidades de fitoplancton.

El fitoplancton son esas algas microscópicas que constituyen la base de la cadena alimentaria de los sistemas acuáticos. De ahí su importancia, ya que la suya es la parte principal de la producción primaria en los ambientes marinos, además de ser el responsable original de la presencia de oxígeno (O2) en la atmósfera. Está dividido en dos clases: especies dominantes, presentes en abundancia, y especies raras, con una presencia mucho menor. De estas últimas, poco se ha indagado hasta la fecha.

Más de la mitad de las especies que se hallaron son consideradas raras

Contribuir al conocimiento de esas especies menos comunes es uno de los objetivos de este trabajo, que se realiza en el marco del proyecto Dispersión, modelos neutrales y ensamblado de las comunidades de plancton microbiano marino (Distral), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Para su realización, los científicos analizaron 500 litros de agua de mar distribuidos en 290 muestras. Identificaron 300 especies de fitoplancton, de las cuales más de la mitad se incluyeron en la categoría de las especies raras. El dato sirve para explicar, al menos parcialmente, la elevada productividad de la ria de Vigo.

Por parte del CSIC participa en el proyecto el Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (IIM-Vigo), a través del Grupo de Oceanología, y el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-Barcelona), mientras que por la Universidad de Vigo interviene el Grupo de Oceanografía Biológica de la Facultad de Ciencias del Mar.

Francisco Gómez Figueiras, profesor de investigación del CSIC en el Grupo de Oceanología del IIM, explica más detenidamente la importancia de las especies raras: “Una gota de agua de mar contiene miles de microorganismos fotosintéticos denominados fitoplancton. Aunque solo se pueden ver bajo la lente de un microscopio, su abundancia y diversidad son clave para el funcionamiento de los ecosistemas acuáticos. Las comunidades de fitoplancton marino se componen de especies dominantes que crecen de forma activa y especies raras en estado latente. Al contrario que las dominantes, las especies raras se encuentran en abundancias muy bajas, por lo que su detección exige analizar volúmenes de agua de mar enormes”.

“Cuantas más muestras analizábamos, más especies nuevas iban apareciendo”

En el estudio se llevaron a cabo nueve salidas oceanográficas a una estación fija de la ría de Vigo entre febrero y noviembre de 2012, y se tomaron muestras de agua de mar que se analizaron posteriormente en el laboratorio de microscopía del IIM con el objetivo de identificar las especies de fitoplancton. “Los resultados indican que las comunidades de fitoplancton de la ría de Vigo son mucho más diversas de lo que se creía. Estas comunidades contienen una multitud de especies con abundancias muy bajas que constituyen una reserva permanente de semillas preparadas para crecer y proliferar en cualquier momento”, señala Pedro Cermeño, científico Ramón y Cajal en el ICM e investigador principal del proyecto.

“Hasta ahora los estudios de diversidad de fitoplancton habían considerado principalmente el conjunto de especies dominantes. Esta es la primera vez que se hace un estudio exhaustivo con el objetivo de cuantificar la cantidad de especies raras”, destacan los científicos.

“La principal diferencia con otros estudios previos de diversidad de fitoplancton es que en Distral se analizaron muchas muestras de una misma masa de agua. Cuantas más muestras analizábamos, más especies nuevas iban apareciendo” explica Isabel Gomes Teixeira, experta en fitoplancton marino y miembro del Grupo de Oceanología del IIM.

Factores de la diversidad

El interés se centra ahora, según los científicos que están trabajando en el proyecto, en explorar qué factores controlan la alta diversidad de estas comunidades planctónicas y si esta alta diversidad es importante para el funcionamiento del ecosistema. La fertilización natural de los sistemas de rías ocurre como resultado del afloramiento en superficie de aguas profundas y ricas en nutrientes, esenciales para el crecimiento del fitoplancton. La presencia de una reserva permanente de semillas permitiría explicar por qué los nutrientes son aprovechados tan eficientemente, haciendo de estos sistemas ambientes muy productivos.

“Dado que la actividad fotosintética del fitoplancton es el principal sustento alimenticio de los recursos pesqueros marinos y contribuye a la regulación de los niveles de dióxido de carbono atmosférico y el clima de la Tierra, las investigaciones que estamos realizando en el marco del proyecto Distral contribuirán a entender mejor el funcionamiento de estos ecosistemas”, concluyen.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.