Mércores 24 Xullo 2024

Las estrellas están en Forcarei

Hasta Flagstaff, una ciudad de montaña del estado de Arizona (EE UU), se fueron a buscar un telescopio en condiciones los responsables la fundación Ceo, Ciencia e Cultura, que entre 2005 y 2006 se pusieron de acuerdo para buscar un lugar desde donde observar las estrellas, de acceso público y vocación educativa. La ubicación elegida fue finalmente la zona de As Casetas, en Forcarei, donde hoy se levanta un observatorio astronómico que resiste a los recortes.

“En su día se diseñó un proyecto bastante completo. Había gente del ámbito universitario y conseguimos una ayuda de 180.000 euros de los fondos europeos Leader”, explica Enrique Alonso, presidente de la fundación. Eran esos años en los que quienes avisaban de la crisis eran tachados de agoreros, y el proyecto suscitó el interés de las instituciones públicas y las cajas de ahorros. De modo que el telescopio que se adquirió era de los buenos. “Costó en su día unos 90.000 euros. Los espejos tienen una calidad altísima, y Forcarei es un lugar oscuro, con una calidad del cielo amplia”, explica Alonso.

Publicidade

El observatorio empezó con buen pie y atrajo cierto interés en la comunidad. “Es de los mejores que hay en Galicia, junto con los de Santiago y Lalín”, señala el presidente de la fundación, que recuerda con orgullo que unas fotografías de supernovas situadas a 30 millones de años luz suscitaron el interés de los medios hace un par de años. El observatorio también se ha centrado últimamente en localizar los denominados objetos cercanos a la tierra (NEO, en sus siglas en inglés) para vigilar que los astros más próximos siguen donde deben.

El ataque de la crisis

Pero la crisis lo ataca todo. Parte del personal que trabajaba en el observatorio eran técnicos de estudios superiores para cuyos sueldos la Xunta echaba una mano. Ahora la financiación escasea y son los propios patronos los que se tienen que turnar para mantener operativo el centro. “Somos tres o cuatro, y uno de nosotros, que está en el paro, es el que se encarga de concertar las visitas de colegios, grupos de mayores y demás”.

Publicidade

“Queremos darle una visión más técnica, y estamos negociando con la Universidad de Vigo para que los estudiantes vengan a colaborar a cambio de créditos”, añade.

“Cuando la gente viene se queda impresionada”, asegura Alonso, que calcula que cada año reciben entre 2.000 y 3.000 visitantes. El pico suele coincidir con las Perseidas, en agosto, cuando se citan en As Casetas cientos de personas para pasar la noche observando el firmamento. “Es una pena que no tengamos más recursos, pero tenemos que buscarnos la vida”, concluye Enrique.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Relacionadas

00:01:23

Un torneo de motos emprega a mámoa de Guítara en Pantón como rampla de saltos

ADEGA e Mariña Patrimonio denuncian que se ubique un circuito nunha zona cun conxunto arqueolóxico de ata 10 mámoas protexidas

As computadoras saben ler poesía: un estudo pioneiro analiza a obra de José Ángel Valente

Un profesor e unha investigadora da USC estudan o rico e intrépido universo dunha das figuras fundamentais da poesía española contemporánea

Mira o que comes e como o envolves: “Hai interaccións de sustancias entre os envases e a comida”

Un investigador do CITIC presenta unha proposta para identificar biomarcadores de enfermidades gastrointestinais e analizar a influencia de determinadas substancias na microbiota

Unha defensa da nosa contorna: así é o traballo campión galego de vídeo submarino

Xaime Beiro e Lara González gañan por terceira vez consecutiva o campionato cunha peza que amosa a biodiversidade das nosas costas