O invernadoiro no que traballa a empresa. Fonte: H2hydroponics
O invernadoiro no que traballa a empresa. Fonte: H2hydroponics

Hidroponía: un cultivo sostenible para mirar hacia el futuro

La empresa viguesa H2hydroponics es una referencia en esta técnica agrícola que reduce el consumo de agua y usa disoluciones minerales

El agua es un recurso esencial para la vida, pero escaso en algunas partes del planeta; no solo en términos de hidratación y sanidad, sino para el desarrollo socioeconómico y energético, así como para la producción de alimentos. En relación a este último aspecto, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) afirma que el 70% de la extracción mundial de agua está destinada a la producción agrícola. En un informe emitido por esta entidad, se explica que la agricultura es el mayor productor de aguas residuales, ya que emite grandes cantidades de agroquímicos, materia orgánica y sedimentos. Ante este paradigma surgen iniciativas que buscan un consumo responsable del recurso hídrico en la producción agrícola, así como solucionar otros problemas que pueden presentar los cultivos tradicionales; un ejemplo claro es la hidroponía, una técnica de cultivo que, básicamente, consiste en la sustitución del suelo agrícola por disoluciones minerales.

La hidroponía es un sistema de cultivo basado en la sustitución del suelo agrícola por disoluciones minerales

En el año 2014, Salvador Ruiz trabajaba en América desarrollando sistemas hidropónicos por todo el mundo. En una de sus búsquedas de nuevos clientes llegó a España, donde conoció a Rafa Pereira, un emprendedor que trabajaba con sistemas de hidroponía casera en el área de Vigo. Hablando, como explica Salvador, “de sus ideas e inquietudes”, deciden crear su propia empresa en este sector: H2hydroponics, que se establece formalmente en 2015.

El desarrollo de H2hydroponics

En junio de ese mismo año construirían en el polígono de Porto do Molle (Nigrán, Pontevedra), un centro de investigación de 250m², consistente en un invernadero de alta tecnología. En septiembre de ese mismo año lanzaría el sistema con tubos de NFT, que se convertiría, según Salvador, en uno de sus productos estrella, gracias a la confiabilidad de su extensión en el tiempo.

Un hecho curioso es la expansión de la actividad empresarial, ya que donde antes llegó fue al extranjero. “España es una potencia agrícola, y el sistema tradicional está muy arraigado”, aclara el socio fundador. Así que empezaron la casa por el tejado: la empresa rápidamente se hizo un nombre en el mercado internacional, llegando a exportar a un total de 19 países.

El papel de la concienciación medioambiental

Sin embargo, la creciente ola de concienciación medioambiental, así como las limitaciones en el uso del agua, llevaron a que la empresa comenzara a extender su actividad también por España. “La agricultura hidropónica puede reducir alrededor de un 90 o 95% el consumo de agua de la tradicional”, explica Salvador.

“La gente está cada vez más concienciada no solo con reducir la contaminación o el consumo de agua, sino también con comer sano.” Porque además de la reducción del gasto de agua, este sistema también disminuye al mínimo la emisión de residuos y el consumo eléctrico. En este sentido, la expansión de la empresa por el territorio nacional vino de la mano de la progresiva evolución del pensamiento de la sociedad.

Hidroponía, hielo y fuego: de Groenlandia a Dubái

H2hydroponics es una empresa que no hace distinciones de actividad ni tamaño empresarial. “Trabajamos tanto con personas entusiastas, gente que acaba de empezar y pequeños productores como con empresas grandes”, expone Salvador.

Pero hay dos proyectos concretos que destacan sobre los demás por su éxito, dos caras de la misma moneda que solucionan problemas en el lugar en que se encuentran. Salvador aclara, además, que su objetivo es conseguir que todos los productos cumplan una serie de requisitos que los hagan aptos para la actividad comercial.

El socio fundador afirma que las bajísimas temperaturas en la isla helada de Groenlandia (que pueden llegar a los 20 o 30ºC bajo cero) dificultan totalmente el cultivo tradicional de algunos productos vegetales.

Sin embargo, unos anaqueles con un sistema de producción hidropónica habilitados dentro de un almacén en un edificio bastan para poder obtener vegetales de hoja frescos. El agradecimiento de sus clientes se nota en el trato: “Cuando vamos a un restaurante, por ejemplo, nos sientan en la mesa de honor.”

En Dubái, en cambio, sucede todo lo contrario. Las temperaturas son tan altas que es difícil el consumo de productos que no estén capacitados para aguantar varios días: “Las temperaturas, a veces, alcanzan los 50ºC; demasiado calor para algunos elementos.” Sin embargo, los sistemas que la empresa ha instalado en invernaderos permiten reducir la temperatura hasta unos 30ºC, ya razonable para el cultivo vegetal.

Las ventajas de la agricultura hidropónica

A la hora de hablar de cifras y en términos de rentabilidad, Salvador declara que con el cultivo hidropónico se obtiene 4 o 5 veces más producción que con el tradicional. Esto se debe, en parte, a que es posible realizar mayor número de ciclos, ya que los cultivos no están sujetos a las vicisitudes de las condiciones meteorológicas.

“Con el cultivo hidropónico se obtiene 4 o 5 veces más producción que con el tradicional”

El socio fundador hace referencia al concepto de “fábrica de plantas” en cuanto a la metodología: lo que se busca, y que es posible también debido a la independencia del factor meteorológico, es una producción uniforme.

En cuanto a la visión de futuro, el principal reto es extender y consolidar la presencia en el mercado español, de manera que se garantice la disponibilidad de recursos para las siguientes generaciones, se reduzca la contaminación y se avance hacia la alimentación sana, de la mano de vegetales de calidad.

“La agricultura es un sector con mucho retraso frente a otras industrias, lo que también la dota de un enorme potencial para probar nuevos conceptos”, declara Salvador. Ninguno de los socios tiene miedo a nuevos retos; de hecho, recientemente han viajado a París. ¿El motivo? Evaluar un edificio para la creación de una granja hidropónica.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.