Un avión Focke Wulf como os que pilotaba Albor na Alemaña de Hitler.

Un avión Focke Wulf como os que pilotaba Albor na Alemaña de Hitler.

Fernández Albor: ex presidente de la Xunta y ex piloto de la Luftwaffe

El expresidente de la Xunta de Galicia cumple cien años, un siglo que incluye su formación en Alemania en la aviación de Hitler

El expresidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor cumple 100 años. Una vida como médico, intelectual galleguista y presidente del Ejecutivo gallego desde 1982 hasta 1987. Y una parte de su biografía permanece prácticamente inédita. Se trata de los años en que se convirtió en piloto e la Luftwaffe, recibiendo formación en la Alemania nazi y acumulando horas de vuelo a bordo de aviones Focke-Wulf y Junkers que, poco después, serían protagonistas en la II Guerra Mundial.

Pocas veces Albor ha hablado sobre su etapa como piloto en el III Reich. Y menos veces le han preguntado sobre el tema. Pero el historiador Carlos Fernández Santander le dedica un capítulo en su obra ‘Alzamiento y Guerra Civil en Galicia (1936-1939)’, prácticamente el único libro de historia que trata el tema. Editado en 2000 por Edicións do Castro, se encuentra agotado.

Stukas como os pilotados por Albor.

Stukas como os pilotados por Albor.

Fernández Albor tenía 19 años cuando estalla la Guerra Civil, en 1936. Llamado a filas, es enviado a los frentes de Brunete y Belchite, por fortuna cuando ya están prácticamente pacificados. Más tarde, embarca en el buque Baleares, pero sale de permiso antes del 9 de marzo de 1938, cuando el navío es hundido por los torpedos de una escuadra republicana a la altura del cabo de Palos. “Es lo que se dice ‘nacer de pie’ –comenta el historiador Fernández Santander- con el Baleares se hunden muchos amigos del joven Albor, que recibirán, a título póstumo, la medalla militar colectiva”.

Es en 1938 cuando, ya como alférez provisional de la aviación de Franco, Fernández Albor marcha a la Alemania nazi a hacer ‘cursos de perfeccionamiento’ en la Luftwaffe. Es rotundamente falso el rumor de que pudo haber participado en el bombardeo de Gernika junto a la Legión Cóndor –la fuerza aérea que Hitler envió en ayuda del Caudillo- porque la fecha es muy anterior: 26 de abril de 1937.

Albor pilotó Stukas y ensayó bombardeos y ataques en vuelo rasante

“Un día, a finales de 1937 –recuerda un compañero de Albor, también estudiante de Medicina-, nos encontramos en Sevilla para un reconocimiento médico para el ingreso en la Escuela de Pilotos de la Aviación. En aquella época, los ‘viejos’ (yo tengo aproximadamente un año y medio más de edad que Albor) efectuábamos los cursos de piloto en España, y los ‘jóvenes’ los hacían en Alemania e Italia. A Gerardo le correspondió hacerlo en Alemania y al terminar ya había acabado la guerra civil”.

El historiador Fernández Santander se pregunta luego por la vida de Albor en la Alemania nazi: “¿Qué hizo Albor durante su larga permanencia en la Luftwaffe nazi? Evidentemente, ni hizo ejercicios espirituales ni compuso poesías para recitar en unos juegos florales”.

“En la Luftwaffe –explica el autor-, Albor aprendió los métodos de bombardeo más modernos, incluso los incendiarios con ametrallamientos en vuelo rasante, de los que la versión más conocida sería la citada Guernica, o los sistemáticos sobre ciudades abiertas, como los de Barcelona, que causarían miles de víctimas”.

Avión Arado 66.

Avión Arado 66.

Los oficiales alumnos, de la promoción ‘novena bis’, en la que estaba integrado el ex presidente de la Xunta de Galicia, volaron en veinte modelos distintos de avión y efectuaron un mínimo de 180 horas de vuelo. En el nivel Elemental, se usaban avionetas Heinkel, Bücker y `Focke-Wulf’. En el nivel de Transformación, se manejaban aviones ‘Arado-66’, ‘Heinkel-51’ y ‘Junker’. Con ellos, se hacían vuelos por toda Alemania.

El propio Albor recordaría aquellos entrenamientos a bordo de los aviones de la Luftwaffe, en una de las escasas menciones que ha hecho públicamente. En una entrevista de febrero de 1992 en Faro de Vigo narra: “El temor más grande lo pasé cuando había niebla y no se veía. Al meterse el avión entre las nubes o en un temporal no había posibilidad de saber lo que iba a pasar, porque no teníamos los aparatos de radar que hay hoy para poder volar a ciegas. Y los veteranos se ponían más nerviosos que nosotros; los jóvenes siempre teníamos la esperanza de que se resolviese la situación porque éramos más insensatos”.

Fernández Albor.

Fernández Albor.

En los archivos generales de la Luftwaffe figura que la promoción de Albor se tituló el 26 de febrero de 1939 (a seis meses de que comenzase la II Guerra Mundial). En este curso noveno bis salieron titulados 21 alféreces pilotos.

Fernández Santander cree que aquella estapa de formación en Alemania dejó honda huella en el futuro médico y político: “Asimilé las virtudes de organización y trabajo que posee el pueblo alemán”, diría más tarde. También se aficionó a la música de Wagner. Y el historiador recoge el testimonio de un amigo de Albor: “Gerardo era un enamorado del orden y del metodismo alemán, pues creía que era la mejor solución para el progreso del mundo”.

“Terminé la guerra con la graduación de teniente piloto de Aviación y con tres condecoraciones”, manifestó Albor a otro diario en 1985. “Cabría preguntarse cómo, sin participar en acciones bélicas, recibió esas tres medallas”, comenta el historiador Fernández Santander.

Gerardo Fernández Albor cumple ahora 100 años. Entra en el selecto club de los centenarios de Galicia, integrado por más de 1.600 personas. Entre sus recuerdos, estarán aquellas largas jornadas de vuelo sobre la Alemania de Hitler a bordo de los caza-bombarderos de la Luftwaffe.

Aquí podes ler
esta reportaxe en galego

2 respostas a “Fernández Albor: ex presidente de la Xunta y ex piloto de la Luftwaffe”

  1. Gondisalvo

    Hace tiempo, en otro medio, o quizás en este, no recuerdo, ya había leído esta anécdota de Albor. Una reflexión : es sorprendente como un pueblo tan eficaz, disciplinado, metódico y con numerosas alto nivel cultural, social, se dejó o cedió a una pandilla de fanáticos asesinos. Me refiero al pueblo alemán y a los nazis. Los nazis hicieron una estupenda campaña de marketing (para desgracia de la humanidad, sobre todo los europeos) y de terror, violencia y coacción. Lo que sorprende, tantos años, tantos libros, documentos ,documentales, películas, testimonios, después, es que aún haya alguien que niegue la barbarie nazi y, peor aún, que la apoye o reivindique. Eso si es intolerable. Salud.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.