César Mosquera. Foto:Suso González.
César Mosquera. Foto:Suso González.

‘El modelo de Pontevedra es el futuro’

César Mosquera es un científico. Licenciado en Matemáticas por la USC, llega a las ideas a través de un método y de una fórmula. Pero, como también es licenciado en Psicopedagogía, pone toda la pasión en explicarlas. Por eso está considerado el padre del modelo de movilidad urbana de Pontevedra, que acumula premios internacionales. Y vive cada cosa que cuenta con la fe de quien resuelve un teorema irrefutable. César Mosquera es concejal y vicepresidente de la Diputación Provincial.

-¿Qué tiene de su parte científica el modelo de Pontevedra?

-En realidad, la política es un proceso colectivo. Dicho esto, mi formación en ordenamiento urbano viene de lejos, de cuando era uno crío. De cuando yo veía una ciudad en la que los niños parecían un problema, porque estaba tomada por los coches. Y, como psicopedagogo, conocía las teorías de Tonucci. Y de otros teóricos. Además de que cuando viajaba observaba qué se hacía por el mundo adelante.

-Y ahora es ‘el mundo adelante’ el que premia el modelo de Pontevedra…

-En Pontevedra aportamos un modelo que no sería comprensible hace cuarenta años. Antes se peatonalizaban cascos históricos, como si fueran algo separado de la ciudad. Pero es una idea ya superada. Porque creaba zonas muertas, como sucedió en la calle Preciados en Madrid o en el Príncipe, en Vigo. Y comprendimos que había que cambiar la ciudad en su conjunto. Que había que dar el salto y pensar en toda la ciudad. Integrar seguridad viaria, autonomía de los niños, de las personas con discapacidad… y logramos conjuntarlo todo en un modelo de ciudad que tuvo éxito. Donde en otros lados no se atrevieron, nosotros pensamos mucho, trabajamos mucho y adoptamos las decisiones cuando llegó su momento.

-¿Funciona el modelo para todas las ciudades?

-Las ideas sí. Porque nosotros no usamos ideas propias, sino ideas universales. Incluso de pensadores tan antiguos como Cerdá, de la segunda mitad del siglo diecinueve. Después está lo del tamaño, el momento de evolución, la idiosincrasia… pero nosotros estamos convencidos de que es válido y se puede aplicar la cualquier ciudad.

-¿También puede aplicarse en grandes urbes?

-Mejor que en las medianas. Es falso que sea más difícil peatonalizar en una ciudad grande. Es muchísimo más fácil. En una ciudad grande, los desplazamientos en coche no suben del 30 por ciento. El resto es transporte público. Restringir el tráfico afectaría mucho menos al día a día.

-Ciudades como Londres ya están limitando el acceso del tráfico al centro…

-Lo de Londres no se parece a lo de Pontevedra. Lo de allí es neoliberalism: con teorías neoliberales con origen en los años 20, el acceso a los servicios públicos se regula mediante tasas. Lo que se busca es la congestión óptima. Poner un precio que provoque un volumen de tráfico manejable. Eso es todo el contrario de nuestra idea. En Pontevedra el tráfico está condicionado a que la ciudad funcione bien. No se trata de poner tasas.

‘Nosotros pensamos mucho, trabajamos mucho y tomamos las decisiones cuando llegó el momento’

-¿Cómo se convence a los ciudadanos de que esto es buena idea?

-Estando convencido uno. Si no está uno convencido, no va a convencer a nadie. Hay que tener todo muy estudiado, muy trabajado, muy pensado. Saber dónde ceder y dónde no. La preparación es la base para que funcione bien.

-¿Cómo convenció a los comerciantes?

– Hay una serie de tópicos que son irreales. No hubo ninguna actuación aquí que contara con la oposición de los comerciantes. En Pontevedra no fue cierto. La asociación Zona Monumental colaboró de forma decidida. Y, si no, no sería viable. La gente que protestaba era muy distinta. Lo hacía porque tenía otros intereses, políticos o ideológicos. Pero esto ya está descrito. Pasó en otros lados. Hay que prever lo que va a suceder.

-¿Es exportable el modelo de Pontevedra a la movilidad de toda Galicia?

-Los principios, sí. Y soy terriblemente crítico con lo que se está haciendo con la movilidad. Los resultados de seguridad vial en Galicia son muy malos. La provincia de Pontevedra es la que tiene más accidentes. Estamos hablando de vidas. Hay que educar a la gente a la hora de conducir. Y promocionar el transporte público.

-¿Está bien hecho el modelo de comunicaciones y movilidad en Galicia?

-No, no lo hicimos bien. Acaso muchas decisiones no las tomamos nosotros, sino que se tomaron fuera. Las grandes infraestructuras están pensadas para comunicar con Madrid.

-Los modelos urbanos avanzan… ¿Es Pontevedra hacia donde caminamos en el futuro?

-Cada época tiene sus retos. Si dentro de cien años no podemos usar combustibles fósiles en las ciudades, habrá otros retos. Pero en el horizonte de una generación, de veinte o treinta años, que es lo razonable en la historia de una ciudad, estoy convencido de que este es el modelo. Es el futuro.

-Cuando los vecinos ven imágenes de antes, con coches y coches, no creen que pudieran vivir en una ciudad así…

-Lo que está demostrado es que la actividad humana normal y la circulación del tráfico se llevan muy mal. Los coches en la ciudad funcionan mal. También para los propios conductores. Por eso, cuando cambias, no quieres volver atrás. Incluso no entiendes que antes pudieras vivir con esa tensión del tráfico. Que, además, es ineficaz para todos. Porque no tiene ninguna ventaja demostrable usar las ciudades como carreteras. Y problemas tiene a miles. Ni tan siquiera para el propio automovilista. Ni para su propia salud… Yo estoy convencido de que éste es el futuro.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.