Pontevedra, unha cidade para camiñar. Foto: Anxo Iglesias.

Caminar reduce las enfermedades físicas y mentales

¿Qué pasaría si camináramos más y utilizáramos menos el vehículo privado? Un estudio realizado en el ámbito de el área metropolitana de Barcelona por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), publicado en la revista Preventive Medicine en 2013, revela que sustituir el 40% de los viajes en coche por andar reduce la tasa de enfermedades de tipo cardiovascular, diabetes o incluso la demencia. Y no es la única ventaja de dejar el coche en el garaje. Caminar no solo es beneficioso para nuestro cuerpo, sino también para nuestra memoria y mismo para nuestra cartera. Así lo exponen múltiples estudios, como los realizados por investigadores de la Universidad de Pittsburgh, de la Organización Mundial da Salud (OMS) o de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

El científico David Rojas, autor de la investigación de CREAL, explica que los resultados muestran que reducir los viajes en coche pueden producir “importantes beneficios” para la salud, en particular para aquellos que toman lo que se denomina transporte activo, como caminar, andar en bici o utilizar el autobús.

Una menor exposición a la contaminación atmosférica por partículas menores a 2,5 micrómetros se traduce en una disminución de siete casos de bajo peso al nacer, seis de parto prematuro, uno de enfermedad cardiovascular y uno de infección del tracto respiratorio inferior por año en una población como la del conjunto del área metropolitana de Barcelona.

La OMS especifica la necesidad de practicar por lo menos 150 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada durante la semana. Caminar como medio de transporte se considera una actividad adecuada para conseguir los valores recomendados

Evitar la demencia

Otro estudio, este publicado en la revista Neurology por el investigador da la Universidad de Pittsburgh Kirk I. Erickson, incide en otro tipo de beneficios del ejercicios físico: los que tiene para el intelecto. Asegura que la masa cerebral se reduce en las etapas finales de la edad adulta, “un hecho que deriva en problemas de memoria”. Hacer ejercicio en las personas mayores es necesario “para prevenir la demencia y la enfermedad del alzhéimer”.

El investigador y sus colaboradores registraron los kilómetros que recorrían en una semana 299 personas sin demencia. Tras nueve años, realizaron escáneres de los participantes para medir la masa cerebral. Cuatro años más tarde, volvieron a realizarles pruebas para comprobar si desenvolvieran demencia o deterioro cognitivo. Los resultados demostraron que las personas que caminaron unos 10 kilómetros como mínimo a la semana tenían mayor volumen de materia gris que las que no llegaron a esos registros. Finalmente, el equipo observó que 116 personas de todos los participantes (un 40%) desenvolvieran demencia o deterioro cognitivo.

Renunciar al coche aumenta de forma considerable la esperanza de vida

Los científicos concluyeron que aquellos que más caminaron redujeron a la mitad el riesgo de desenvolver problemas de memoria. Si el ejercicio físico regular mejora la salud cerebral y la memoria en la mediana edad, en una etapa posterior de la vida habrá más razones para mover el cuerpo y ganar salud.

Beneficios económicos

Pero no solo ganaríamos en salud, también repercute positivamente en las carteras. Investigadoras de la OMS y de la Agencia se Salud Pública de Barcelona (ASPB), lideradas por Catherine Pérez, estimaron que la actividad física evitaría, por año, 108 muertes en hombres y 79 en mujeres en una población como la de Cataluña. Unos datos importantes, pero de los que derivarían además en un ahorro de 200 millones de euros en el conjunto de la comunidad.

Los resultados, publicados en el European Journal of Public Health, revelan que un 77,2% de los hombres y un 67,7% de las mujeres de Cataluña que se desplazan a diario caminando, no alcanzarían ni con estos movimientos al día, las recomendaciones mínimas de actividad física. Pese a ello, un 15,6% del sexo masculino y un 13,9% del femenino “pasarían a cumplirlas mediante la sustitución de un desplazamiento motorizado por caminar”, expone una de las autoras.

Estos datos son extraídos de la Encuesta de Movilidad de Cataluña, realizada por la Generalitat y la Autoridad del Transporte Metropolitano. De los más de 100.000 participantes se seleccionaron los desplazamientos de los mayores de 17 años (80.552) y se evaluó el número de hombres y de mujeres que efectuaban trayectos de hasta cinco minutos en coche y en moto sin alcanzar las recomendaciones de actividad física diaria.

Para calcular el beneficio económico anual se utilizó el Health Economic Evaluation Tool (HEAT), diseñada por la OMS. Este sistema permite estimar la ganancia derivada de la reducción de la mortalidad al aumentar la actividad física. A la hora de realizar el estudio tuvieron en cuenta ciertos parámetros: 150 minutos caminados a la semana, un valor estadístico de una vida, estimado en 1.300.000 euros mediante la metodología “willingness to pay” (herramienta para estimar la cantidad de dinero que se pagaría para evitar un efecto no deseado) y la tasa de mortalidad española entre los 20 y 49 años, entre otros.

Galicia

En los últimos años la comunidad gallega, como España, vio incrementada la presencia de riesgos de la salud relacionados con los cambios en el estilo de vida. El sedentarismo es una de las causas de muchas enfermedades crónicas no transmisibles –obesidad, dislipemias o osteoporosis- causantes de la pérdida de calidad de vida

Algunas ciudades y villas gallegas adoptaron una política activa a favor de los estilos de vida más saludables: menos coche y más caminar o andar en bicicleta. Destaca a la cabeza de todas las grandes ciudades Pontevedra, donde se llevan implantando numerosas medidas para paliar este problema. Su alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, llevó a cabo una serie de programas para que la población camine más. “Menos coches, más ciudad” y “Mejor a pie” son los dos programas que la ciudad del Lérez creó para promover la actividad física. En esta ciudad la única forma de adentrarse en el centro urbano es a pie ya que los coches tienen prohibido el acceso.

Los beneficios y la eficacia de estos planes, desenvueltos en Pontevedra, recibieron numerosos premios alrededor del mundo en reconocimiento de su modelo urbano, el último de ellos fue entregado el 10 de diciembre de 2016 en la ciudad de Hong Kong, promovido por CINEV (Euro-China Green&Smart City Awards), entre otros.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.