Vistas marítimas dende los acantilados de Dexo. Fonte: Tanja Freibott
Vistas marítimas dende los acantilados de Dexo. Fonte: Tanja Freibott

La costa de Dexo-Serantes: donde convergen tierra y mar

La riqueza biológica, paisajística y geomorfológica del lugar llevaron a su categorización como Monumento Natural y Zona Especial de Conservación

La costa gallega ofrece cientos de posibles lugares donde pasear, perderse y evadirse, escondidas en pueblos y ayuntamientos de las cuatro provincias. Algunas, como la Playa de las Catedrales (Lugo) son famosas y muy transitadas, pero muchas de ellas pasan desapercibidas o son desconocidas.

La Costa de Dexo o Dexo-Serantes, ubicada en el concello coruñés de Oleiros, es un espacio natural compuesto por alrededor de 11 quilómetros de alcantilados, playas escondidas y multitud de especies vegetales y animales. Su extensión va desde el faro de Mera hasta el puerto de Lorbé.

En el año 2000 fue catalogada como Monumento Natural, título al que 14 años después se sumaría el de Zona Especial de Conservación (ZEC). Está integrada, por tanto, en la Red Gallega de Espacios Naturales Protegidos.

Fauna y flora

En este espacio, que es uno de los pocos bien conservados de la costa Ártabra, coexisten tres dimensiones que se combinan y complementan para dotar a Costa de Dexo de una riqueza indiscutible: la biológica, la geomorfológica y la paisajística.

Esta zona fue una de las afectadas por el desastre del Prestige en el año 2002, que mermó especies como el cuervo marino cristado. Este ave, catalogado en las Rías Baixas como animal en peligro de extinción, tiene su zona de anidamiento en la costa de Dexo. Por este motivo, la zona fue declarada en el año 2014 como Zona Especial de Conservación (ZEC), ques ocupa alrededor de 346 hectáreas. Además, otras aves coexisten en este espacio, como la gaviota del Caspio o el vencejo real.

El cuervo marino cristado, una especie en peligro de extinción, anida en la costa de Dexos

A lo largo del litoral se aprecian arrecifes y furnas marinas, pero también bancos de arena. Las rocas metamórficas que forman los acantilados, de fácil erosión, permitieron que las calas se abrieran espacio. La vegetación que predomina en la zona litoral son las algas; las rocas de los acantilados, que son silíceas, están plagadas de plantas casmofíticas, que se alimentan del material que reside entre las grietas.

Existen también estepas de gramíneas y prados con suelos con turba, un material orgánico formado por la descomposición de vegetales, en los que crecen los juncos. En los montes aluviales crecen árboles como el fresno o el aliso.

El Aula del Mar

El punto de inicio de la Costa de Dexo, según su categoría de Monumento Natural, se sitúa en los faros de Mera, que, por su ubicación, se convierte en un escaparate del horizonte atlántico, en el que convergen, en el golfo Ártabro, las rías de A Coruña, de Betanzos y de Ares; la ría de Ferrol se asoma también tras los acantilados.

Desde aquí se observa el islote de La Marola, caracterizado por la fama de las aguas bravas que lo rodean. Las adversas condiciones de viento y oleaje, que dificultaban el tránsito marítimo bordeando la costa por este punto, fueron el origen del dicho “Quen pasou A Marola, pasou a mar toda!”. Un poco más adelante se encuentra una de las zonas más características de la costa: la Punta de Seixo Branco, cuya denominación viene dada por la veta de este color que desciende serpenteando por el acantilado hasta perderse en la espuma marina.

Aquí se encuentra también la antigua casa del farero. Gracias a un convenio entre el municipio de Oleiros y la Fundación Arao, este habitáculo se convirtió en el Aula del Mar, que alberga en su interior una exposición permanente formada por dos salas, dos miradores acristalados, un laboratorio, espacios para la proyección de audiovisuales, una terraza y varios puntos de observación ornitológica.

El aula es una experiencia inmersiva en la Costa de Dexo. El visitante puede observar la reproducción de una batea, o sumergirse en una cueva marina donde sus sentidos perciben lo mismo que los animales que la habitan, así como apreciar, sobre una imagen aérea, los elementos patrimoniales y puntos de interés más relevantes del Monumento.

A nivel administrativo, el Aula del Mar informa sobre las restricciones y posibilidades de la zona, para garantizar que el impacto sea mínimo; se ofrece también un servicio de guías para grupo. Puedes consultar los horarios de visita aquí.

La ruta finaliza en el puerto de Lorbé, donde las condiciones permiten, a diferencia de otros puntos de la zona norte de Galicia, el crecimiento de bivalvos, concretamente mejillones, que se crían en las aguas de la ensenada. En este punto se pone fin a la ruta que une este puerto con los faros de Mera: un viaje de mar, tierra y vida.

 

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.