O dragón de Komodo só pode verse en liberdade nesta zona de Indonesia

En el territorio del Dragon de Komodo

Hay pocos lugares en el mundo que concentren en un espacio tan pequeño las maravillas naturales que podemos encontrar en la provincia indonesia de Nusa Tenggara, que cuenta con la isla de Flores como punto de partida ideal para realizar recorridos que permiten descubrir una riqueza biológica y geológica inigualable. El Parque Natural de Komodo, que alberga al famoso dragón, es el más conocido de esta zona, que ofrece muchas otras posibilidades de acercarse la una naturaleza fascinante, bajo el agua y en la superficie.

La localidad de Labuan Bajo (accesible por avión desde  Bali o Jakarta) y sin duda el punto ideal para realizar los distintos itinerarios con los que conocer la isla de Flores y los archipiélagos próximos. Eso sí, para acercarse al volcán Kelimutu, otro de los grandes atractivos de la zona, habrá que emprender un largo viaje en autobús (14 horas) o tomar otro avión que conduzca a la localidad de Ende. Pero una estadía de cuatro o cinco días en Labuan Bajo serán suficientes para vivir una experiencia inolvidable.

Sin duda que muchos turistas llegan a esta apartada zona del mundo atraídas por el misterio que rodea al impresionante dragón de Komodo, criatura casi mitológica que solo puede encontrarse en libertad en esta parte del mundo. El dragón puede verse en la propia isla de  Komodo (dos horas y medio en barco desde Labuan Bajo) o en la de Rinca, que queda más cerca del punto de partida.

En Komodo el viajero puede sentirse algo decepcionado al ver a los dragones en un terreno casi  desértico y en muchas ocasiones lo va a encontrar a la sombra de algún árbol descansando. Komodo es una isla  pedregosa en la que sorprende ver ciervos, una de las principales fuentes de alimentación del dragón junto a otros animales más pequeños. Toda la fauna de la isla es autóctona con la excepción de las cacatúas, que proceden de la vecina Australia.

Los dragones son peligrosos porque su mordedura es tóxica e incluso hay casos de ataques a personas con resultado de muerte. Sin embargo en Komodo pueden verse sin mayores problemas acompañados por un “Ranger” que vigila con un palo en forma de horca si el dragón se acerca demasiado a los turistas. Durante el recorrido el Ranger explica alguna de las peculiaridades de este lagarto gigante. Las crías suben a los árboles poco después de nacer para sobrevivir y pasan allí muchos meses, ya que temen los ataques de otros animales, incluidos sus propios padres. El dragón puede llegar a los tres metros de longitud y los 90 kilos de peso. Aunque parece moverse con lentitud puede llegar a correr con una velocidad de 20 kilómetros por hora.

Aunque parece moverse con lentitud el dragón puede alcanzar los 20 kilómetros por hora

Pero  Komodo es una isla que esconde otros interesantes tesoros en sus aguas. Hay diversos puntos en las cercanías de la costa  en el que se puede hacer snorkel, uno de los más conocidos es la Pink Beach, llamada así por el tono rosado de su arena formada con restos de coral. En la misma playa se puede sumergir con unas  gafas y asistir a un gran espectáculo de especies marinas de todos los colores y tamaños imaginables, mismo pueden verse tiburones de pequeño tamaño muy cerca de la playa. Hay más de mil especies de peces en el Parque Natural de Komodo.

Por lo menos hay dos puntos próximos la isla en los que es posible ver también, sin necesidad de sumergirse en profundidad, las impresionantes mantas con un tamaño que puede alcanzar los cuatro metros. En zonas de poca profundidad, que no llegan a los 10 metros es posible ver todo un desfile de estos animales, que parecen contemplar también con curiosidad a las personas que se acercan a sus dominios.

Los barcos que realizan las excursiones a  Komodo desde Labuan Bajo ofrecen diversas posibilidades de itinerarios por la multitud de islas que se encuentran en el llamado Mar de Flores. Mismo existe la posibilidad de hacer un viaje de dos o más días y dormir en la cubierta del barco. Es importante asegurarse bien de que la agencia con la que se contrata la excursión es de fiar, ya que muchas veces los barcos y las personas que los conducen no reúnen las condiciones apropiadas. Pero todo forma parte de la aventura que supone el viaje.

En zonas de poca profundidad puede asistirse la un “desfile” de mantas

Una de las paradas que suelen hacerse en los itinerarios hacia  Komodo es la isla de Padar. Su mayor atractivo es que ofrece la posibilidad de realizar un trekking, con una duración aproximada de una hora, en el que se sube a una altura idónea para ofrecer una buena panorámica del  entorno en el que nos encontramos. Turistas y parejas de novios indonesios en la búsqueda de una foto idílica se mezclan en este lugar que ofrece unas vistas privilegiadas.

La zona es un paraíso para buceadores.

En el viaje entre las islas pueden apreciarse algún islotes que aparecen de pronto en medio del mar y que apenas miden unos metros. Las excursiones suelen hacer una corta parada en alguno de ellos para que los turistas vivan por unos momentos a sensación de encontrarse en un islote desierto en medio del océano.

Desde  Labuan  Bajo pueden hacerse también excursiones para hacer snorkel o chapuzón que atraen a seguidores de estas disciplinas de diversas partes del mundo. La variedad de especies que se pueden encontrar y la posibilidad de ver grandes zonas de coral a escasa distancia de las playas convierten la zona en un lugar ideal para los buceadores. La riqueza piscícola de la zona puede comprobarse también en el mercado de pescado de la localidad, donde se puede comprar el pescado y el marisco (cangrejos,  langostas) y comerlo en las mesas ubicadas en el propio mercado a precios muy bajos.

Si hay tiempo para ahondar en la aventura, es posible emprender viaje desde Labuan  Bajo para realizar un trekking hasta el volcán Kelimutu, situado a unos 450 kilómetros de esta localidad, aunque el viaje por carreteras complicadas puede llevar hasta 14 horas en autobús. El volcán cuenta con tres cráteres que albergan lagos con aguas de diferentes colores en su interior. La última erupción del volcán fue en 1968.

Hay que recordar que la isla de Flores se encuentra en una zona conocida como el Cinturón Alpide, con diversos volcanes activos y en la que se producen terremotos con mucha frecuencia. El último gran terremoto provocó un tsunami que arrasó en septiembre la localidad de Palu, situada en las islas  Célebes que también pertenecen a Indonesia. La aventura y el contacto con la naturaleza más salvaje están asegurados en un viaje que será difícil de olvidar.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.