Las empresarias Esther y Paula Dagá, creadoras de Bialactis
Las empresarias Esther y Paula Dagá, creadoras de Bialactis

Un lactario para no recurrir a la leche en polvo tras la baja maternal

El parque industrial de Porto do Molle, en Nigrán, tiene desde hace menos de un mes el honor de ser el primer lugar de trabajo de España en contar con un lactario, un espacio íntimo en las que las trabajadoras que estén dando el pecho a sus bebés pueden sacarse la leche con un extractor eléctrico, conservarla en un frigorífico y, terminada la jornada laboral, llevársela a casa en las mejores condiciones. El concepto nació de la experiencia de Paula y Esther Dagá dos hermanas  de Tui que conocieron en sus propias carnes los malabarismos, prisas y frustraciones que conlleva la doble condición de empleada y madre lactante.

Las empresarias Esther y Paula Dagá, creadoras de Bialactis
Las empresarias Esther y Paula Dagá, creadoras de Bialactis

experta en biotecnología la otra, crearon hace tres años Bialactis, una empresa de base tecnológica asentada en Nigrán y desarrollada  durante la primera edición del acelerador Vía Vigo, del Consorcio de la Zona Franca. Están especializadas en la fabricación de complementos alimenticios con probióticos y Omega 3 para diferentes etapas de la vida, especialmente la infancia, la adolescencia y el embarazo, además de ofrecer análisis microbiológicos, nutricionales e inmunológicos de la leche materna -disponible en farmacias en cuestión de meses- y espacios de conciliación como el innovador lactario de Porto do Molle. Una filosofía repartida entre varias líneas de negocio que aspira a “mejorar la calidad de vida de las personas”. La lactancia materna, recomendada en los seis primeros meses del vida del bebé, es parte de este empeño.
Según Esther Dagá, una de las socias de Bialactis, las madres encuentran más problemas que facilidades al continuar alimentando al bebé con su leche una vez se reincorporan a sus puestos de trabajo.”Por un lado la Organización Mundial de la Salud, las matronas y los pediatras te dicen que lo recomendable es dar el pecho de manera exclusiva durante los primeros seis meses de vida, pero por otro las mujeres encuentran muchas dificultades para cumplirlo, acaban sacándose la leche en cuartos de baño, encerradas, escondidas. El 45% de ellas abandonan antes por los obstáculos que encuentran”. El espacio habilitado en Porto do Molle consta de tres puestos individuales, dotados de sillas, una mesa y una lámpara, y 12 armarios frigoríficos en los que otras tantas mujeres pueden guardar, bajo llave, la leche hasta el final de la jornada de trabajo. Funciona con un sistema de reserva de plazas habilitado en la propia página del polígono de Porto do Molle y las usuarias lo han recibido, asegura Dagá, “con mucho agrado”. “Sorprende la innovación. Lo más oído es ‘¡esto es lo que necesitaba yo!”, cuenta.
Las autoridades sanitarias recomiendan la leche materna en los primeros seis meses de vida, pero es complicado cumplirlo en la práctica

El lactario ofrece la seguridad de que cada armario frigorífico se cierra con llave, para que no haya confusión posible, condiciones de refrigeración de entre 5 y 8 grados y, sobre todo, tranquilidad, un espacio amable que facilita la extracción de la leche dentro del horario laboral. Cuenta Dagá que la vanguardia en este tipo de proyectos está en Latinoamérica; países como Perú, que obliga por ley a las empresas a disponer de lactarios si tienen más de 20 trabajadoras, o Brasil, donde son frecuentes los bancos de leche, muestran más sensibilidad que Europa hacia la mujer que amamanta. “Es una tarea rápida si la mujer lo hace en un entorno agradable y está relajada. Además, cuando la mujer se reincorpora al trabajo ya han pasado meses del parto y la extracción suele ser más sencilla”, explica Dagá, quien después de esta primera experiencia quiere extender el modelo a otras empresas e instituciones. La creadora de Bialactis defiende que este tipo de iniciativa favorece la conciliación y ayuda a que el espacio laboral sea más agradable, en momentos no siempre fáciles para la mujer lactante. “Es una época en la que afloran muchas inseguridades, porque todo el mundo opina. Las lactancias no siempre son fáciles, a veces aparecen dificultades y molestias”, admite Dagá.
Pero no es este el único proyecto de Bialactis para madres lactantes. En unos meses, bajo la marca Maternallis, la empresa tiene previsto llevar a las farmacias una especie de kit de análisis microbiológico y nutricional de la leche materna, pensado para que la madre prepare la muestra en casa, y que además incluye transporte validado al laboratorio. “No está concebido como servicio, sino como un producto. Es curioso que la leche materna sea el único fluido natural que no se analiza a nivel privado ni público. Hacerlo permite actuar a tiempo ante una mastitis, por ejemplo, o para tranquilizar a las madres que tienen dudas de que si su leche es suficientemente nutritiva para el niño”, argumenta Dagá.
Son países latinoamericanos, como Perú o Brasil, los más familiarizados con lactarios y bancos de leche

La línea para madres es la más reciente de Bialactis, que tiene desde hace algo más de un año otros cuatro productos en el mercado, ya más asentados. Los complementos alimentarios con probióticos -bacterias vivas- especializados para cada etapa de la vida, son actualmente su producto estrella, que comercializan en farmacias y en su página web bajo la marca Nutralactis. Han desarrollado líneas para bebés no lactantes y niños, suplementos en cápsulas para reforzar las defensas desde la adolescencia a la madurez, otros para embarazadas y mujeres que dan el pecho e incluso una específica de Omega 3. Hasta piensan en los celíacos y los intolerantes a la lactosa. “Funcionan muy bien contra problemas intestinales cada vez más habituales por nuestro modo de vida, por el estrés. Los complementos alimenticios están viviendo aquí su despertar, de ahí la tendencia al alza, son el producto de parafarmacia que más crece. En países como Japón están ya mucho más desarrollados”, compara Dagá. Para el futuro queda la investigación de una tercera línea de negocio, la de los suplementos para animales destinados a granjas bovinas o acuícolas. La prohibición de la Unión Europea de usar antibióticos en las explotaciones ganaderas como promotores del crecimiento augura “un escenario prometedor para que los probióticos se alcen como alternativa”, explica, aunque los tiempos se dilatan en estos casos. “Los canales de aprobación y ensayo en estos casos son complejos”, advierte.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.