Un electrocardiograma portátil e instantáneo para salvar vidas

Prototipo del e-Heart
Prototipo del e-Heart

El paciente no lo notará mientras camina, duerme o toma un café, pero un pequeño parche de ocho centímetros y dos electrodos, pegado a la piel del pecho, le está monitorizando el corazón segundo a segundo y, si hay algún incidente en el ritmo cardiaco, su médico recibirá un extracto del electrocardiograma resultante en tiempo real. El sensor, parte del proyecto e-Heart que desarrolla la ourensana Conexiona Telecom, tiene la virtud de provocar una alarma instantánea en caso de fibrilación auricular, una alteración cardíaca a veces asintomática pero capaz de producirle al enfermo un ictus mortal. Es una reacción rápida frente a un problema difícil de detectar y sin solución aún en el mercado, puesto que otras opciones de monitorización disponibles funcionan como meros registradores, solo analizables a posteriori.

La arritmia con fibrilación auricular es a menudo difícil de detectar
La arritmia con fibrilación auricular es a menudo difícil de detectar

La firma Conexiona Telecom, asentada en el Parque Tecnológico de Galicia-Tecnópole, en San Cibrao das Viñas, lidera el consorcio de seis empresas –junto a Optare, Quobis, Hacce, Tecsoftcom y Gradiant, así como la Fundación del Complexo Hospitalario de A Coruña- que hizo posible el prototipo de e-Heart. Sin cables y con una única derivación –por lo tanto, poco intrusivo- el sensor puede recoger datos vitales sobre el comportamiento del corazón y transmitírselos al cardiólogo en caso de apuros.”Conecta vía Bluetooth con un teléfono inteligente y nuestra aplicación analiza los datos e interpreta los completos QRS, que miden si hay una arritmia con fibrilación auricular”, explica Carlos Sande, biólogo y director de investigación de Conexiona, fundada en 2006 y especializada en el desarrollo de soluciones JAVA para herramientas que como esta funcionan en tiempo real. La aplicación telefónica y una plataforma de gestión médica son capaces de hace el resto: preguntarle al paciente por sus síntoma, extraer los datos detectados de la anomalía, enviarlos a un sistema en la nube y ponerlos rápidamente en conocimiento del médico.
Veinte médicos e ingenieros trabajaron juntos para desarrollar el i-Heart

“Permite que el paciente lo pueda llevar colocado hasta que se encuentre la fibrilación. La idea es de prevención, saber si existe ese problema o descartarlo”, apoya Sande. La herramienta usa un sistema de WebRTC, que agiliza la comunicación entre médico y paciente a través del navegador, sin descarga continua de software. Además, e-Heart permite que el análisis de la información recopilada y su procesamiento se realicen de principio a fin en la aplicación móvil, para que solo queden guardados los fragmentos anómalos del análisis.
Además, la detección precoz se consigue con una única derivación – cada uno de los puntos de registro del electrocardiograma- contra otras soluciones más engorrosas. “Hay otros sistemas para detectar estas arritmia, como el Holter, pero son básicamente registradoras. El análisis no se produce en el momento ni con el tiempo suficiente. Por otro lado, en soluciones con muchas derivaciones apenas se puede seguir una actividad normal. Nuestro proyecto quería demostrar que es factible y fiable usar una única derivación”.
e-Heart se presentó oficialmente a finales de agosto en un acto en San Cibrao das Viñas, una ocasión que el conselleiro de Industria, Francisco Conde, aprovechó para alabar la comunión de esfuerzos de las empresas en la aplicación de TICs en el ámbito sanitario. El coste total de esta primera fase del proyecto fue de 700.000 euros, un 60% financiado por la Axencia Galega de Innovación a través del programa Conecta Peme. “Les gustó mucho el proyecto”, se felicita Sande, que para el futuro sueña con una compra innovadora que convierta al pequeño sensor inalámbrico en una herramienta de uso cotidiano en el Sergas. En el proyecto pusieron su empeño una veintena de personas, desde ingenieros a expertos en TICs y médicos.
La empresa quiere hacer estudios clínicos en los hospitales gallegos

Pero el camino para que e-Heart sea una realidad en el sistema sanitario gallego es aún largo. Sande insiste en que el proyecto está aún en una fase inicial; quedan aún cuestiones por cerrar, entre ellas el fabricante del sensor, amén de los estudios clínicos que en el futuro se desarrollarán en los hospitales gallegos. Las pruebas que deben superarse alargarán la puesta en marcha del dispositivo por lo menos “dos o tres años más”, según Sande.
Lo que si abre e-Heart es grandes esperanzas a la hora de encontrar problemas coronarios hasta ahora de diagnóstico rebelde. Según los datos del estudio OFRECE, impulsado por la Agencia de Investigación de la Sociedad Española de Cardiología, más de un 4% de la población mayor de 40 años sufre fibrilación auricular. El mismo informe indica también que hasta un 9% de los españoles que la padecen ni siquiera lo sabe.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.