Isaac Carrera, nas oficinas de Bendita Cocina.

Isaac Carrera, nas oficinas de Bendita Cocina.

Bendita Cocina: convertir tu casa en un restaurante

La start-up gallega aprovecha el actual culto a la gastronomía ofreciendo un servicio de chefs a domicilio

Galicia es un lugar en el que tradicionalmente la comida ocupa un lugar principal. Pero en los últimos años el despunte de este sector a nivel mundial ha sido inimaginable. Los cocineros son tratados como estrellas de rock, y los talent-shows de gastronomía acumulan grandes cuotas de pantalla. Nadie imaginaba que un oficio tan antiguo podría ponerse tan de moda.

“En el bar todos vamos de entrenadores y hablamos de fútbol como profesionales, y eso está pasando hoy en día con la gastronomía; ya todos sabemos lo que es una reducción” comenta Isaac Carrera, CEO de Bendita Cocina, una plataforma con sede en Nigrán con la que puedes contratar chefs que te cocinan en tu casa, empresas de cáterin y cenas en restaurantes. Un gestor de presupuestos gastronómicos.

Isaac es también CEO y co-fundador de Elemental Chefs, una agencia de comunicación que tiene un gran número de clientes de la industria alimentaria. Empresa de la que nace la idea. Por un lado por una campaña de la agencia para Galicia Calidade de hace varios años, en la que se sorteaban cenas preparadas por chefs profesionales en las casas de los ganadores.

Bendita Cocina

Por otro, por una experiencia de Eduardo Tejerina, el otro fundador de ambas empresas. Para su cena de fin de año quiso repetir esa dinámica y que un chef cocinase en casa de su cuñado. La cosa no acabó tan bien. “Cuando terminaron de cenar fueron a la cocina y aquello parecía Camboya», nos comenta Isaac, su socio. «Dejaron todo tirado, un desastre completo, y tuvieron que pasar el resto de la nochevieja fregando”.

Cuando uno habla con Isaac se nota rápidamente que es una persona a la que le gusta arriesgar, probar e innovar. “Teníamos que sacar el departamento de online y nos pusimos a hacer pruebas con gaseosa; hicimos dos proyectos, nos aburrimos de uno y quedó este, que tenía mejor pinta”. Así se crea Benditta Cocina, como un proyecto interno, con falsos chefs y menús que no existían. “Desarrollamos la web y la gente nos llamaba, por lo que teníamos que decirles que el chef al final no podía o que se había cancelado por alguna razón”. Pero para ellos esto era una muestra de que el proyecto tenía sentido y comenzaron a avanzar en él. Buscaron chefs, buscaron menús y finalmente, clientes.

“Esto está pensado para presumir ante un cuñado”
“Es un rollo de competencia entre cuñados; así empezamos y así seguirá”, dice Isaac. “Tu cuñado siempre fue a un restaurante mejor, al último estrella Michelín o tiene la última foto de Instagram mejor colocada que tú” explica, con el mismo estilo canalla del que está impregnada toda la comunicación de la plataforma. Saben que este es un servicio más caro que un restaurante, pero que tirar la casa por la ventana una o dos veces al año y “sentirte como Dios mientras un chef te cocina y tú te tomas un Gin-tonic en el salón· merece la pena.

No solamente vale para presumir, sino también para aprender. Puedes estar con el chef en la cocina, ver lo que hace y cómo lo hace y preguntarle cosas. De hecho, hay un porcentaje de clientes que buscan esa especie de formación.

En la plataforma se puede contratar el servicio de dos formas: o bien a la carta, buscando un chef o menú específico, o bien poniendo las características del evento y que sean los chefs que trabajan en el área los que nos ofrezcan sus menús.

No necesitamos una cocina especial para disfrutar de Bendita Cocina

No tenemos que tener una cocina especial. Con horno, microondas, fogones y nevera suelen ser suficientes. Y si necesitan algo más, lo llevan los cocineros. Lo mismo que los ingredientes, que los compran los propios chefs. “El feedback general es muy bueno, porque estás dispuesto a pasarlo bien”. Los cocineros se marchan con los postres sobre la mesa y la cocina impecable.

Para los fundadores de Benditta Cocina y Elemental Chefs, esta plataforma es una manera de hacer aquellas cosas que desde la agencia de comunicación no se atreven a proponer a sus clientes. “En este país tenemos la costumbre de convertir las start-ups en empresas demasiado pronto, restando capacidad de experimentación”, comenta Isaac. Pero admite que ellos pueden hacerlo porque Benditta Cocina no es el pilar de su economía.

“Sabemos que es un proyecto rentable -humildemente, pero rentable-, pero lo que queremos es ser referentes”. Por eso la empresa evoluciona desde el comienzo. De los servicios a domicilio pasaron a ofrecer paquetes de cenas a grandes empresas, como Rectoral de Amandi, Mahou o la propia Galicia Calidade. Y tras pasar por la acelaradora Via Vigo añaden servicios como el de cáterin y restaurantes, porque “la gente empezaba a contactarnos para una boda o una comunión, y no puedes mandar a un chef solo a cubrir ese evento”.

Actualmente siguen planteándose proyectos nuevos, como un chef personal que haga una auditoría de tu nevera, te organice los tuppers y te ayude a comer mejor. O un «chef a ciegas», que es que por ciento cincuenta o doscientos euros, un cocinero viene a tu casa y cocina con lo que tengas. “Puede llevarse una sal maldón, un aceite o unas conservas”, pero la idea es un juego cliente-chef. Aunque adelantan que no saben si habrá mercado para esto.

Entre las tareas de futuro también está la mejora de los procesos, de automatización del trabajo con restaurantes y cáterin “sin complicarles la vida”. Y en general “arreglar marrones“, comenta Isaac.

Sin embargo, lo que subyace siempre es que “para nosotros Benditta es un campo de pruebas, y no tenemos ni idea por donde vamos a salir”.

Unha resposta a “Bendita Cocina: convertir tu casa en un restaurante”

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.