Little Cars, el presente de la movilidad alternativa

La empresa de Mos desarrolla y comercializa vehículos todoterreno 100% eléctricos con sello gallego

Comprometida con el medio ambiente desde su nacimiento en 2010, la mosense Little Cars se especializa en la fabricación de todoterrenos eléctricos. Con una emisión “0” de CO2, la empresa ofrece así una alternativa menos agresiva desde el punto de vista medioambiental. “El cliente que viene a nosotros busca un vehículo que no sea de combustión, sino que sea un vehículo eficiente con el medio ambiente”, explica Rubén Blanco, gerente de la firma. Además, sus productos permiten un ahorro y una reducción de la dependencia energética, pudiendo mejorar también la eficiencia del sistema eléctrico al aplanar la curva de consumo.

Con todo, lo que diferencia al proyecto de Blanco es su mercado objetivo: “Little Cars siempre se diferenció por ir la esos nichos de mercado donde otros fabricantes de automóviles no van, porque consideran que no es lo suficientemente grande como para desarrollar algo para ese mercado. Nosotros vamos justamente a cubrir ese rango de necesidades”. En este sentido y, a nivel de prestaciones, la empresa viene a dar respuesta la ese rango de necesidades y ámbitos de uso de vehículos desarrollados para usos especiales o extremos. “Para entornos de montaña o en las de rescate de personas, en las que se precisan automóviles que tienen que ser eléctricos, porque no puede haber vehículos de combustión, los fabricantes de automóviles convencionales no tienen aún soluciones. De este modo, nosotros sí llegamos a donde otro tipo de vehículo normal no puede”.

Vehículos a medida

En sus comienzos, Little Cars combinaba esa idea más práctica de la movilidad particular con un diseño de inspiración vintage, en un homenaje al estilo de vida de los años 60 y 70 y a los modelos de automóvil de esas décadas, presentando una nueva versión, pero en eléctrico. Sin embargo, y diez años después, fabrican vehículos de otro carácter, con un estilo más moderno y con nuevos desarrollos. Aun así, la empresa lleva a cabo, y bajo demanda, proyectos de “retrofit“. Una práctica, mediante la que un vehículo usado de combustión se transforma en un eléctrico o de pila de combustible, que permite darle una nueva vida a los coches de siempre.

Además, la empresa de Mos también proporciona a su usuario a posibilidad de conducir un utilitario poco convencional, más práctico y barato, pero con todas las garantías de seguridad y con una autonomía hecha a medida. “Este tipo de vehículos eléctricos pueden desarrollarse y emplearse para autonomías pequeñas, de 50km, como para autonomías ya mayores. Todo depende de la aplicación y de los requisitos del cliente, del que necesite”. Estos clientes y, en consecuencia, los vehículos empleados, abarcan muchos ámbitos. Así, los productos de Little Cars están presentes en los parques naturales administrados por el Estado, en los equipos de rescate, en la limpieza de playas y residuos urbanos de Ayuntamientos a nivel nacional, en el exportación para otros países o incluso en las propias fábricas de automóviles.

Las otras ” Little”

Fruto de los diferentes desarrollos e innovaciones que está llevando a cabo, el grupo Little Cars cuenta ahora con una división llamada Little Motor Sport, enfocada al sector de la competición. En el año que viene, la empresa podrá participar con sus vehículos del primero campeonato nacional de karts eléctricos, organizada por la Federación Española de automovilismo.

Por otra parte, y la raíz de la fabricación de baterías que emplea Little Cars para los suyos propios vehículos, surgió ahora una spin-out que produce baterías a partir de aquellas de los vehículos eléctricos generales cuando llegan a su fin de vida. Así, lo que hace la nueva empresa, Little Electric, que cuenta con unas nuevas instalaciones, es recoger esas nuevas baterías, actuando como gestor de residuos. Posteriormente, las analizan y aprovechan aquellas pilas, que están dentro de esas baterías y que son válidas, para poder fabricar otras baterías, pero ya destinadas no a los automóviles, sino a ser estacionarias, como aquellas para el mantenimiento de energía fotovoltaica u otras formas de energía.

Proyectos futuros

A pesar de que su campo de actuación es fundamentalmente el mercado nicho, Blanco señala la posibilidad de entrar a competir en otros ámbitos: “ahora estamos con un desarrollo especial de un vehículo grande, de 5 toneladas. Sería un vehículo multipropósito que, posiblemente, pueda llegar a ser un vehículo para diferentes aplicaciones más estandarizadas. Pero eso solo se comprobará con el paso del tiempo”.

Tanto para este, como para el resto de proyectos, Little Cars cuenta con Ayudas europeas para el desarrollo equilibrado del territorio gallego y el crecimiento y consolidación del tejido empresarial, así como la ayuda del programa Innovapeme 2020. “Los Innovapemes siempre ayudan a innovar. Son proyectos apoyados por la administración, y que nos ayudan a las empresas pequeñas como nosotros a hacer innovación y estar a la vanguardia de todas las evoluciones del mercado. De otra forma sería mucho más complicado”.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.