Análisis en los laboratorios. Fuente: Indrops/Agrobiotech.
Análisis en los laboratorios. Fuente: Indrops/Agrobiotech.

Nuestras aguas, seguras gracias a 10.000 análisis al año

La empresa santiaguesa INDROPS estudia los distintos contaminantes del agua y prepara un laboratorio portátil para detectar sustancias prioritarias

Esta empresa nace a partir del laboratorio del Centro de Investigaciones Submariñas. El equipo del laboratorio, con su departamento al completo, se separó en 2012 para crear lo que hoy es INDROPS. Realizan trabajos de consultoría ambiental y análisis fundamentalmente de todo tipo de aguas: residuales, de consumo, aguas marinas, de piscina… Analizan también sedimentos del suelo, residuos, y en menor medida, alimentos. Su laboratorio central está en Santiago de Compostela, pero tienen también una delegación en Santa Cruz de Tenerife. En la actualidad forman parte del programa de aceleración Agrobiotech, dirigido al impulso y el crecimiento sostenible de las pymes innovadoras gallegas en los sectores de la biotecnología, agroalimentación y biomasa, e impulsado por la Axencia Galega de Innovación y el Parque Tecnológico de Galicia-Tecnópole.

Sus principales clientes son administraciones públicas, empresas privadas y también clientes particulares que precisan analizar el agua de un pozo de casa, o traídas vecinales. En la actualidad son la única empresa privada que puede dar servicio de bioensayos, de sedimentos marinos, para dar cumplimiento las directrices de materiales de dragado. Están acreditadas por ENAC para realizar análisis de agua y toma de muestreos. Ahora mismo están realizando alrededor de diez mil tomas de muestras anuales.

En términos generales, las aguas de Galicia son de muy buena calidad y están sometidas a controles continuos. El control de las aguas de consumo es muy estricto y existen protocolos muy definidos para actuar e incluso cortar el suministro en caso de que haya riesgo para la población. Las aguas fluviales sufren más alteraciones en su calidad ya que suelen ser las receptoras de los diferentes vertidos de las industrias y de los distintos núcleos de población. El control que se hace sobre los vertidos también es continuo, aunque es más complejo que en las aguas de consumo y supone un riesgo para la calidad de las aguas que está repartido por todo el territorio, allá donde haya actividad humana. “Uno de los factores principales en la calidad de las aguas de consumo es la composición del suelo, si estamos en zonas donde hay mayor concentración de metales como por ejemplo aluminio o arsénico, los tratamientos a hacer son más complejos para que sean aptas para su consumo”, comenta Miguel González, director general de INDROPS. La calidad de las aguas también puede empeorar de forma puntual cuando hay una sequía, pero se sabe que hay zonas en Galicia que tienen metales en los suelos, a pesar de que el director de INDROPS afirma que “no debemos de crear alarmas innecesarias ya que las autoridades competentes siempre actúan para que las aguas abastecidas cumplan con los requisitos sanitarios”. Lo que sí recomienda, para quien esté interesado en saber cómo de buena es el agua de su zona, es entrar en la página del SINAC, donde aparece la calidad del agua de cualquier ayuntamiento, incluso a nivel histórico.

Laboratorios de INDROPS.
Laboratorios de INDROPS.

Las aguas del medio marino tienen también muy buen nivel de control y de calidad. El problema radica en que hay depuradoras, tanto industriales cómo urbanas, que están diseñadas para eliminar solo compuestos de materia orgánica o contaminación microbiológica, pero en las tres últimas décadas están pasando por ellas una serie de residuos que no se eliminan en este tipo de depuradora. Estamos hablando, por ejemplo, de residuos de medicamentos, cosméticos, drogas… “Las depuradoras actuales no suprimen estos productos que están llegando a nuestras rías. Así estamos detectando que hay especies marinas que se están viendo afectadas en su reproducción y supervivencia. Se están investigando posibilidades para tratar de mejorar la desaparición de nuestras aguas de estos contaminantes”, explica Miguel González.

El proyecto SEALAB

Actualmente existe una normativa europea en la que se fijan como sustancias prioritarias los metales, plaguicidas, hidrocarburos aromáticos… Estos suponen un riesgo para el medio ambiente y la salud humana. Aún no se incluyen en esta lista otras sustancias perjudiciales, como las de residuos de medicamentos o drogas, porque “la normativa es bastante lenta frente a la realidad del día a día”. En el caso de Galicia, se están controlando los niveles de esas sustancias prioritarias en las aguas de nuestro medio. Como los sistemas de depuración no son capaces de depurarlas, es muy difícil conseguir mejoras. La solución al problema consistiría en reducir la emisión de estos contaminantes.

Con este objetivo, INDROPS está desarrollando un proyecto que consiste en un sensor que detecta estas sustancias prioritarias en tiempo real. Actualmente, los métodos de análisis no son quien de detectar los niveles que solicita la legislación. Los socios de este proyecto llamado Sealab avanzan ya en el desarrollo de un laboratorio con un innovador sistema de toma y gestión de muestras que incorpora nanosensores para cuatro de estas sustancias, además de medir otros parámetros auxiliares (oxígeno, temperatura, conductividad o turbidez).

El laboratorio portátil de sustancias prioritarias, diseñado por la empresa INDROPS Laboratorio junto al INL (International Iberian Nanotechnology Laboratory), se incorporará a un vehículo marino ligero no tripulado en el que está trabajando la empresa Industrias Ferri con la colaboración de la Unidad de Tecnologías Marinas del Cetmar. La embarcación dispondrá de un doble sistema de propulsión que contará con un motor para el traslado hasta el punto de muestreo y motores eléctricos que reduzcan el riesgo de contaminación en las maniobras en la zona de control y que serán desarrollados por CETMAR. El sistema de funcionamiento de todos los elementos integrados en la embarcación, además de las comunicaciones y las teleoperaciones, están siendo desarrollados por la empresa Imatia Innovation. Esta empresa también es responsable del diseño de una plataforma que gestionará toda la información relativa tanto a las muestras de agua como a la navegación, remitiéndola en tiempo real a la base, que podrá actuar de forma temprana de acuerdo a los datos transmitidos sobre la existencia de sustancias prioritarias u otros parámetros.

Una vez finalizados todos estos trabajos, se validará su funcionamiento en condiciones reales. Según los plazos que barajan los responsables del proyecto Sealab, que comenzó en 2018, las pruebas para comprobar el funcionamiento del laboratorio portátil se realizarán en condiciones reales en el mar en septiembre de 2020. El proyecto SEALAB está cofinanciado por GAIN (Axencia Galega de Innovación), Consellería de Economía, Emprego e Industria de la Xunta de Galicia y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), a través de la convocatoria CONECTA PEME 2018.

Así se detectan as drogas nas augas residuais de Galicia

La investigación en constante movimiento

Hay más grupos de investigación de la Universidad de Santiago de Compostela que están buscando eliminar este tipo de compuestos. El problema es que estos varían constantemente. “Cada día hay nuevos medicamentos, plaguicidas, cosméticos… por lo que supone un reto continuo. Esta busca va a ser un no parar. Al mejor dentro de diez años somos capaces de depurar lo que hoy es nocivo, pero entonces ya habrá nuevos contaminantes”, señala el director general de INDROPS.

En INDROPS ya habían llevado a cabo proyectos ambiciosos en 2018. El Proyecto Ramica consistía en un sistema de seguimiento robotizado para el análisis microbiológico de la calidad de las aguas, y en el proyecto Sabius desarrollaron un sensor que permitía realizar análisis microbiolóxicos de los contaminantes de las aguas de baño. En INDROPS pretenden conseguir nuevas vías de negocio y la consolidación del negocio actual, lo que les puede ofrecer sostenibilidad en el tiempo.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.