Ébola en Alrcorcón

Ébola: misión imposible

Hace unos días ha llegado a sus pantallas la entrega tan esperada y deseada por todos: “Ébola: misión imposible”. Como sabrán, desde su descubrimiento en 1976, el virus ébola es considerado uno de los virus más peligrosos del mundo. Por suerte, confinado geograficamente en un territorio que por desgracia les toca todo y lo peor: África. La OMS y muchas organizaciones luchan desde hace décadas por controlar dicha enfermedad. Científicos y expertos a nivel mundial coinciden que lo mejor es mantener el virus aislado en su zona endémica para poder controlarlo, estudiarlo y así tratar de buscar una cura a tan temible enfermedad. Sacar el virus del territorio africano pondría en peligro la salud de millones de personas ya que el virus podría no solo generar más epidemias (como la presente actualmente en África) sino una pandemia a nivel global. Algo para lo que no estamos preparados con una enfermedad cuya letalidad puede llegar al 90%. ¿Quién sobreviría para contarlo?

El guión de esta película es como su título indica, una misión imposible, porque es casi imposible de creer que algo así pueda suceder en la realidad. Sin embargo, ha sucedido, ¿dónde si no? En un país llamado España, ese país de pandereta. Un país lleno de sol, turistas, buena comida, en su día un gran imperio… en la actualidad bajo la sombra negra de la corrupción a todos los níveles. España sufre una gran crisis económica, social y, sobre todo, política. Millones de personas sin trabajo, un índice de pobreza sin precedentes, deshaucios, recortes en educación, ciencia, sanidad… todo lo construido desde la llegada de la democracia (para muchos una farsa) que se ha ido al garete en los últimos años. Una minoría de ricos y poderosos controlan el país mientras millones de ciudadanos, la mayoría clase baja ya que la media ha desaparecido casi por completo, están bajo el índice de la pobreza. Son esclavos del sistema y utilizados para pagar los errores de los grandes capos. Entre estas familias que recuerdan a la mítica “El Padrino”, se encuentran: Pujol, Bárcenas, Blesa… y una lista interminable.

Ébola en AlrcorcónEn este contexto tan desolador, surge uno de los protagonistas, un Cid del siglo XXI, pero esta vez no Campeador sino Desolador. Un hombre que bajo su barba esconde la verdad y cuyo nombre hace referencia al año Mariano. Tiene un opositor llamado Sanchez, el guapo de la película. Recientemente le ha surgido quizás su auténtico enemigo con nombre de apóstol (Pablo) y apellido religioso (Iglesias) que hacen referencia a su cercanía al pueblo y a tener mucho sentido común. En definitiva, algo así como un Juego de Tronos en el presente o el argumento de aquel peliculón “El bueno, el feo y el malo”. No podía faltar una actriz principal, esta vez hacienda de mala de la película. Su apellido hace referencia a la famosa frase acuñada por la llamada princesa del pueblo: “Por el ébola, Mato”.

La historia comienza cuando unos religiosos españoles se contagian de ébola en África. España, debido a los recortes de la crisis había eliminado sus sistemas de seguridad nivel 4, los más altos y necesarios para poder contener este tipo de enfermedades. Sin embargo, aún a sabiendas de esto y en contra de la opinion de todos los expertos, Mariano y Mato, los más altos cargos político y sanitario del país español, deciden traer a los misioneros a España y a su capital, Madrid. Tratan a los pacientes como pueden pero al final se mueren. Todo parece normal. Es un día cualquiera sin saber que hora es, y lo peor, lo que nadie se esperaba, ocurre: surge el primer caso de ébola fuera de África en la historia. La paciente, una auxiliar de enfermería que había tratado a los misioneros, aparece en el hospital con síntomas y le diagnostican el ébola. Surge el pánico. Mato da una rueda de prensa improvisada para contener a la opinion pública pero su efecto es el contrario, empeora la situación y genera alarma social. Da a entender que han habido errores, que no saben como contener la enfermedad y que realmente no saben muy bien lo que están hacienda, ni como lo van a hacer. La población española y toda la comunidad internacional, de un lado a otro del globo, tienen a España en el ojo del huracán. Nadie se lo puede creer, el ébola ha escapado de la Caja de Pandora.

Entre tanto, la auxiliar es aislada y tratada. Se descubre que estaba enferma hacía días, que había ido al medico y no le hicieran mucho caso y se había hasta tomado unas vacaciones. Además, se desvela que los trajes usados durante su tratamiento, los protocolos, los medios e información son deficientes y no se llevan a cabo correctamente. No se había hecho casi nada bien. Y aún haciéndolo, no había nivel de seguridad 4 (aislamiento total), solo se llegaba al 3 porque los recortes el gobierno obligaron a desmantelar el único sitio en el país que podría contener al ébola. No hay vuelta atrás. El demonio está libre. Todos (de los que se sabe), el marido, amigos y conocidos con los que ha tenido contacto la paciente son aislados en cuarentena por peligro a un contagio masivo. Su perro, Excalibur, llamado a ser un héroe como el legendario Rey Arturo, se convierte en un mártir con gran pesar para todos.

Mariano, Mato y hasta el consejero de sanidad, un tal Rodríguez deciden que hay que cargarle el muerto a alguién. Ya lo habían hecho muchas más veces, algo común dentro de su sistema: los pagos en “B”, los favores, el hoy por mi mañana por ti… va en sus genes. Algo que hoy en día llaman: La Casta. Nadie los puede parar, creen que su error garrafal de haber liberado al demonio de su infierno y haberlo traido a España iba a pasar desapercibido. Sin embargo, la opinión pública, los expertos trabajando por años en África con el ébola, la comunidad internacional, los propios médicos y personal sanitario que atendieron a los misioneros y la auxiliar reconocen que se han cometido errores y que no estaban preparados. Aún así, nadie assume responsabilidades políticas como ha pasado siempre en las últimas décadas.

Para no desvelar el final os diré, que el resto de la película nos cuenta como los culpables tratan de encubrir su error, ocultar la verdad a los ciudadanos, usan el engaño, la corrupción… las herramientas de su día a día con el fin único de salvarse ellos mismos de la quema política y así poder permanecer en el poder. Sin embargo, lo que no saben, es que el ébola, hasta ahora escondido, no perdona, ni discrimina por razas, sexo o estatus social, ni nada. El ébola está al acecho. La pregunta es si será controlado el ébola en Madrid o si esto solo será el principio de una gran crisis mundial. Ya os adelanto que habrá secuelas de esta película, y cuidado, el ébola puede encontrarte allá donde estés.

DEIXAR UNHA RESPOSTA

Please enter your comment!
POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.

Please enter your name here

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.