Ermida da Lanzada.

Ermida da Lanzada.

Leyendas sobre un lugar todavía enigmático

Ritos y tradiciones rodean A Lanzada desde hace siglos

El promontorio en el que se encuentra el castro de A Lanzada tiene sin duda un encanto especial que va mucho más allá de su atractivo turístico. Seguramente que el increíble paraje natural en el que se encuentra fue uno de los elementos decisivos para que sus primeros moradores decidiesen instalarse allí. Desde entonces hay numerosos mitos y leyendas que rodean a un lugar donde, más allá de las creencias que pueda tener cada uno, parece que ocurren cosas sorprendentes.

Ya resulta extraordinario que en un espacio de terreno tan pequeño hayan existido un castro, una ermita y un castillo medieval pero cuanto más se investiga más sorpresas depara esta pequeña lengua de tierra que se adentra en el mar y que en verano se convierte en uno de los puntos más visitados de la costa gallega.

El mito de la fertilidad acompaña a diversos cabos repartidos por el mundo

Sin duda la leyenda más conocida en toda Galicia es la del baño de las nueve olas que se recomienda a las mujeres que desean tener hijos. El mito de la fertilidad acompaña a diversos cabos repartidos por el mundo pero éste tiene sus peculiaridades. En teoría el baño debe de realizarse de madrugada y durante una noche de luna llena. La mujer debe de recibir nueve olas y, posteriormente, acostarse sobre la “cama de la Virgen” cercana a la ermita. Además de sus efectos positivos para la maternidad se dice también que el baño tiene propiedades terapeúticas. Como ya cantaba una antigua copla:

Levei a miña muller
á Lanzada ás nove ondas
leveina a desinfeitar
e botar os demos fóra

Otro de los mitos que rodean a A Lanzada la identifica como punto de partida de la Santa Compaña, que realizaría desde aquí un trayecto hasta la isla de Ons, donde se supone que se encuentra un pozo del infierno hacia el que se dirigen los miembros de la procesión. Como en toda leyenda no se sabe muy bien si los miembros de la Santa Compaña viajan en barco, caminan sobre las aguas o bucean, pero eso es lo de menos.

Lo que sí está demostrado es que durante el siglo XIX y primera mitad del XX, A Lanzada fue uno de los núcleos de curanderismo más importantes de Galicia. La fama de milagrera de la Virgen de A Lanzada y las leyendas que rodean al yacimiento castreño y la necrópolis se convirtieron en un cóctel perfecto para que cientos de personas acudiesen a este lugar para curar el mal de ojo y la sarna. El rito incluía arrojarse desnudos sobre la hierba durante la noche de San Juan. La costumbre ha decaído aunque muchos todavía la evocan (a su manera) en distintos lugares de Galicia durante una de las noches más mágicas del año.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.