Antonio Figueras, biólogo. Director del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (CSIC).

Antonio Figueras, biólogo. Director del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (CSIC).

La jerga científica

Artículo de Antonio Figueras, profesor de Investigación del IIM-CSIC, para el I Aniversario de GCiencia

antonio-figueras avatar bnEn mi opinión entre otras muchas, hay una especialmente crítica para que la sociedad considere el gasto en investigación como una inversión en su bienestar. Esta cuestión  es la comunicación de los resultados a la sociedad, resaltando las razones por las que esos resultados son útiles de forma directa o indirecta para mejorar el bienestar de la sociedad que financia esos trabajos con sus impuestos. Este es uno de los objetivos de GCiencia y creo que lo está consiguiendo.

A continuación cito algunos titulares de noticias sobre investigación científica aparecidas recientemente en los medios de comunicación. “Cómo frenar el desorden en sistemas nanométricos de dos dimensiones”; “Las hembras poliándricas tratan de asegurar que sus vástagos tengan mejores características para sobrevivir”; “Cómo obtener grafeno de alta calidad y nanomateriales exfoliando grafito”; “Los adolescentes siguen acumulando compuestos organoclorados en el organismo”; “Tormenta de rayos gamma cerca de un agujero negro”;” Un beso intenso transmite 80 millones de bacterias”. Podríamos seguir y seguir añadiendo titulares de noticias basadas en publicaciones científicas de revistas de alto impacto en su área de conocimiento. Pero el verdadero reto es llegar no solo a miles de potenciales lectores especializados, sino a millones de no especializados, los que pagan, y que al mismo tiempo valoren la importancia de esa investigación.

Conseguir que el que nos escucha o lee comprenda lo que decimos o hemos escrito es toda una hazaña

Algunos de estos titulares pueden llamar la atención del potencial lector, otros lo dejarán insensible y una vez superada la barrera del titular hay que llegar al texto que muchas veces, a pesar del esfuerzo del periodista y del investigador, parece estar escrito en sanscrito o en el idioma de Chewbacca, el peludo de la Guerra de las Galaxias.

Conseguir que el que nos lee o nos escuche comprenda lo que estamos diciendo o hemos escrito es una hazaña. Muchas veces me gustaría, después de dar una conferencia o una charla, oír cómo lo explican los asistentes. Para los científicos puede ser todavía más difícil. Empleamos, de forma habitual, expresiones y palabras que para nosotros son familiares pero no para la sociedad. Muchas veces la clave está en entenderlo bien para explicarlo mejor.

Hace unos meses leí una noticia que contaba como un editor de texto retaba a los científicos a explicar sus teorías solamente con las mil palabras más comunes del inglés  Este es el reto que plantea el editor de textos Up-Goer Five, creado por el parasitólogo Theo Sanderson.

¿Por qué no hacer lo mismo con todas las investigaciones científicas de forma que cualquiera, aunque no tenga una gran preparación, pueda entenderlas?

El ejercicio consiste en escribir lo que quiere comunicar, por ejemplo alguno de los titulares citados al principio. Las palabras que emplee que no formen parte de la lista de las mil más comunes aparecerán en rojo, así que… ¡a cambiarlas!

Una actividad interesante para aprender a explicarle a la sociedad, que paga con sus impuestos nuestro trabajo, por qué tiene que hacerlo. Por cierto, también se puede probar en español. Y si con mil palabras no somos capaces lo podemos intentar con cinco mil.

¡Feliz cumpleaños, GCiencia!

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.