El guisante lágrima puede alcanzar un precio de 300 euros por kilo.

El guisante lágrima puede alcanzar un precio de 300 euros por kilo.

Guisante lágrima, el caviar que nace de la tierra

Los meses de junio y julio son los idóneos para degustar esta legumbre, muy valorada en la alta gastronomía

La historia del guisante lágrima es la de una colaboración a tres bandas entre investigadores, productores y cocineros. Toda una demostración de que la apuesta por innovar y enfocar la agricultura desde un punto de vista integral da sus frutos. Hace unos años, el guisante lágrima era prácticamente un desconocido en Galicia. Esta variedad sólo se cultivaba en el País Vasco, donde era uno de los productos preferidos de prestigiosos cocineros como Arzak, Berasategui o Subijana. Lo que pocos sabían es que el origen biológico de este manjar estaba en Galicia.

Su origen biológico está en Galicia, pero tardó en comercializarse aquí

La Misión Biolóxica de Galicia, con sede en Salcedo (Pontevedra), conservaba semillas de esta variedad recogidas en varios puntos de Galicia. Uno de sus investigadores, Antonio de Ron, es uno de los mayores expertos en legumbres de Europa y acumula una larga experiencia en el estudio y mejora de las diferentes especies. Ante el éxito del guisante en otros lugares del Estado, el agricultor Santiago Pérez y el cocinero Javier Olleros acudieron a la sede de la Misión para  recuperar el cultivo de esta especie. De esta unión surgió un proyecto de investigación  para aprovechar al máximo las propiedades culinarias del ‘caviar verde’, como se suele conocer la este producto. Después de un largo trabajo de estudios genéticos y de perfeccionamiento del cultivo, el guisante lágrima gallego estaba listo para dar el salto a las mesas de los mejores restauradores gallegos. El propio Olleros, Pepe Solla, Xosé Cannas o Iñaki Bretal incorporaron esta legumbre a sus platos.

¿Y a qué sabe? Quien lo probó afirma que el guisante lágrima y algo así como una explosión de dulzura y frescura dentro de la boca. Suele servirse crudo o muy poco cocido, y al masticarse libera todo su yugo. Toda una experiencia.

Los meses de junio y julio son los idóneos para su degustación. La temporada de la cosecha es muy breve, de apenas tres semanas. Se debe hacer a mano, de manera muy cuidadosa, y la producción anual es bastante pequeña en cantidad. Su valor gastronómico, los exigentes cuidados que debe recibir para poder obtener ese valor culinario y la escasa producción hacen que su precio sea inusitadamente elevado: más de 300 euros el kilo.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.