mapa-vertidos1

Uno de los mapas que forman parte del trabajo.

Un estudio limita a 24 horas el margen para evitar una catástrofe en Cíes por un vertido

El modelo, desarrollado por el experto en oceanografía Pablo Otero, permite determinar dónde y en qué plazo alcanza la costa un vertido en caso de accidente

Pablo Otero

Pablo Otero.

En caso de vertido, Parque Nacional de las Illas Atlánticas no es solo la zona más sensible de la costa, sino también una de las más expuestas. Las autoridades cuentan con un margen de apenas 24 horas para evitar un desastre ecológico mediante la aplicación de medidas de protección, pero si las probabilidades de catástrofe son grandes en ese plazo, se convierten en críticas cuando transcurran de 48 a 96. En ese caso, al enorme impacto ambiental habría que sumarle económico, debido a la proximidad de la zona principal de la acuicultura de Galicia.

Para clavar el resultado del tiempo de reacción disponible, Pablo Otero, doctor en Ciencias del Mar y experto en oceanografía física, se pasó varios meses “vertiendo” partículas virtuales en el modelo operacional de alta resolución del Instituto Español de Oceanografía. Así hasta cubrir un año, también virtual, que completó con datos de corrientes, oleajes y viento. Y así fue como, partiendo desde el Dispositivo de Separación de Tráfico Marítimo, obtuvo un modelo que le permite predecir dónde acabará cualquier eventual vertido. Un modelo que, sin duda, hubiese resultado de gran utilidad en un desastre como el del Prestige.

La elevada exposición de islas como Cíes, Ons y el resto de las que conforman el parque Illas Atlánticas es una de sus principales conclusiones. Es la zona de la costa más sensible a cualquier vertido que se produzca en la zona sur del dispositivo, que funciona como una autovía náutica. Pero no solo eso. En el caso de que el vertido proceda de la zona de Fisterra cuando el viento sopa del Oeste o del Noroeste. También destaca los riesgos en la zona de A Coruña, el otro gran polo de población de Galicia, que dispondría de un plazo máximo de 24 horas para reaccionar incluso en el caso de que el vertido se produjese frente a la provincia de Pontevedra si el viento es del Sur.

mapa-vertidos2

Áreas de impacto según la zona del vertido y tiempo transcurrido.

Otero, que atesora más de 12 años de experiencia en modelado numérico, destaca la complejidad del sistema. “Son muchos factores que hay que analizar, porque hay que considerar la corriente superficial marina y modelos de viento como los de MeteoGalicia. Una mancha de petróleo va hacia donde la dirige el agua, pero también sufre el arrastre directo del viento, que es menor pero condiciona su trayectoria”, explica Otero. Y un tercer factor sería el tren del oleaje, que ejerce su efecto de arrastre e interfiere en el destino del vertido.

El Parque Nacional Illas Atlánticas es la zona más sensible ante cualquier accidente en el sur del corredor marítimo

La preparación del modelo, enmarcada en el proyecto RAIA, un observatorio oceánico de Galicia y Norte de Portugal, fue especialmente laboriosa. “Echamos más de 2.000 partículas durante 365 días, hicimos 8.688 simulaciones, y cada partícula se siguió durante cuatro días para observar a dónde iba a parar y si llegaba o no a la costa. Generamos un enorme volumen de datos que después analizamos estadísticamente”, precisa. Así fue como acabó obteniendo un mapa interactivo donde, con solo arrastrar el cursor, cualquier puede observar las probabilidades de que el vertido llegue a la costa.

El modelo es de gran utilidad para activar los mecanismos de lucha contra un gran vertido de petróleo, ya que permite predecir hacia dónde se moverá la mancha y cuánto tiempo tarda en llegar al litoral. También es un aviso a las autoridades de la necesidad de acertar con las medidas de control en las primeras 24 horas, ya que a partir de ahí el accidente evoluciona a desastre. “Existe un Plan Nacional de Contingencias, pero esta herramienta puede permitir a los gestores distribuir mejor los medios. Permite predecir el impacto, y por lo tanto la capacidad de respuesta”.

Pero además de los grandes vertidos, hay otro factor en juego: el de los sentinazos,  el vertido al mar de las aguas sucias de los buques y barcos pesqueros. “Por desgracia, estamos acostumbrados a las grandes catástrofes, pero existen estudios que han demostrado que los vertidos por la limpieza de los barcos por lavados ilegales triplican a los grandes desastres”, advierte el experto en oceanografía. Como queda demostrado con el modelo, un elevadísimo porcentaje de las machas de los sentinazos, todas las que se producen en zonas y en circunstancias que las conducen a la costa en un plazo de 96  horas, acaban dañando el litoral de Galicia.

Otras dos zonas especialmente sensible señalada en los mapas interactivos son los cabos de Fisterra y San Adrián (Malpica), sensibles al mayor número de escenarios posibles. “En un vertido en el corredor, en 24 horas habría impacto, y muy probablemente en esas zonas. Y a partir de ahí, la amenaza se extiende al resto de la costa, sobre todo al norte de Fisterra”, explica Otero.

Unha resposta a “Un estudio limita a 24 horas el margen para evitar una catástrofe en Cíes por un vertido”

  1. Antón

    Que las isalas del exterior de las bocanas de las rías serían las más expuestas en caso de vertido… brillante conclusión. Lo extraordinario sería que en caso de vertido en mar abierto en chapapote afectara más a tambo o a san simón que a ons o cíes.
    Vaya, que felicidades por confirmar lo obvio.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.