Nanoimmunotech (41)

Trabajo en los laboratorios de Nanoimmunotech.

La pequeña ciencia de los grandes proyectos

Nanoimmunotech avanza en el diagnóstico de tumores o en la detección exprés de salmonella con sus métodos nanobiotecnológicos

bandera-galicia Galego bandera-uk English

Empecemos por el principio. Detrás del complicado nombre de nanobiotecnología se esconce una no menos compleja rama de la nanotecnología con aplicaciones o usos biológicos o bioquímicos.  Es el campo en el que se mueve Nanoimmunotech, una spin-off surgida de las universidades de Vigo y Zaragoza, con desarrollos tan útiles como diversos: de la localización de tumores a la detección exprés de salmonella, o de la elaboración de test de embarazo a la depuración de aguas con ozono y nanopartículas de oro.

“La empresa surgió en 2009 como consecuencia del enorme conocimiento que se atesora en el campo de la nanobiotecnología y de las importantes perspectivas comerciales que ofrece”, explica su máximo responsable, Rubén Santos. El Centro de Investigaciones Biomédicas de Vigo (Cinbio) y el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) unían sus fuerzas para el desarrollo de unas posibilidades que se vislumbraban extensas. La participación en programas de colaboración, como los tres consorcios empresariales Interconnecta en los que ha participado, completan “un claro ejemplo del éxito de la triple hélice: instituciones, empresas y universidades”.

Bioconjugación, nanosensores y nanotoxicidad son sus grandes áreas

Nanoimmunotech, con sedes en Vigo y Zaragoza, ha participado en proyectos conjuntos para el desarrollo de una vacuna contra la cistitis, la detección de sustancias en plantas potabilizadoras o la determinación del nivel de estrés en animales previo a su sacrificio, a través de análisis de sudor o saliva, con compañías como CZ Veterinaria, Copasa o Coren. De esta manera, ha podido desarrollar un I+D en el que trabajan de forma permanente un mínimo de 14 empleados. “Somos una empresa básicamente de I+D; es la principal finalidad de nuestro gasto, al que destinamos más del 50% del presupuesto”, resume Santos.

A través de sus cinco marcas, la spin-off universitaria ofrece una amplia gama de productos y servicios hechos a medida: por ejemplo, el diseño de nanopartículas, nanomateriales o  nanosistemas complejos; la comprobación de las propiedades de un producto, sus efectos biológicos o el diseño de revolucionarios biosensores para la detección rápida, sencilla y ultrasensible de multianalitos.

nano1

Rubén Santos, director ejecutivo de Nanoimmunotech.

La bioconjugación es uno de los tres grandes campos en los que se desenvuelve la compañía. “Se trata de pegar, unir biomoléculas con otras biomoléculas, nanopartículas, superficies, principios activos, fármacos… Es algo que da más valor añadido a la nanobiotecnología, además del éxito que han tenido estos nuevos materiales biotecnológicos. La bioconjugación es muy interesante porque se logra un conjunto o conjugado que tiene como funciones la suma de todas las partes que se han añadido”, relata Santos. “Prestamos servicios a empresas de la talla de Philips para mejorar sus productos de diagnóstico, y lo que aportamos son los servicios de bioconjugación”.

A partir de ahí, Nanoimmunotech buscó un mejor planteamiento para facilitar una herramienta a los investigadores, tanto del ámbito público como privado. Así comenzó a desarrollarse un I+D que ha derivado en Nitzipper, una tecnología patentada que proviene de las universidades de Vigo y Zaragoza y que se destina a investigaciones tan variadas como diagnóstico humano y animal o al sector alimentario. “Ahora está la primera generación de productos en el mercado y ya genera ventas incipientes en más de 20 países y contratos de distribución en Alemania, Japón, Corea del Sur…

La compañía surge de las universidades de Vigo y Zaragoza, donde tiene sus sedes

Otra de las líneas de trabajo de la empresa se produce en el terreno de los nanobionsensores: algo que detecta un elemento vivo, sea en el agua, en el aire o en la sangre, por ejemplo. “Al final ese biosensor necesita un elemento biológico de reconocimiento; detectar una biomolécula a la que se une y dice: pues aquí hay un patógeno como la salmonella, o un pesticida, o un marcador cancerígeno”. Eso se transforma en una señal visible, una traducción perceptible, como en el caso de las tiras de embarazo.

“Biosensores hay muchísimos,  con tecnologías diferentes. En nuestro campo, lo que ofrecemos es la tecnología de bioconjugación, y vimos que había un nicho porque había tecnologías muy sensibles pero muy costosas,  para diagnóstico hospitalario, por ejemplo, y otras muy sencillas pero de escasa sensibilidad”. Así fue como se abrió el terreno para desarrollar un sistema muy sensible, pero a la vez sencillo y económico. Se generó una tecnología, en colaboración con el CSIC y la Fundación Araid, que mide un cambio de temperatura. “Se genera calor que uno puede detectar; está funcionando muy bien en el laboratorio con marcadores como el del cáncer de colon, por ejemplo”. Pero es en el sector alimentario y en la detección de patógenos, de interés para la industria por ejemplo conservera, en el que se centra su desarrollo comercial.

Nanoimmunotech (35)

Nanoimmunotech tiene sedes en Vigo y Zaragoza.

La tercera pata de la investigación de Nanoimmunotech es la nanotoxicidad. Existen más de 2.000 productos que emplean nanopartículas, muchos de ellos de uso diario: desde fármacos a cremas cosméticas o protectores solares, pasando por alimentos. Recientemente se descubrió que los ensayos de este tipo de productos son incorrectos. Eso llevó al Cinbio de la Universidad de Vigo, junto con otras instituciones, a desarrollar protocolos para hacer detecciones fiables en productos con nanoparticulas; es decir, en el campo de la nanotoxicidad.  “Todo ese conocimiento se licenció para que hubiera un beneficio mutuo y trabajar en esa línea, y poder ofrecer así estos ensayos correctos”, explica el CEO de la empresa.

Con todo ese abanico de servicios, Nanoimmunotech se ha consolidado como una demostración de la importancia de trasladar al mundo de la empresa el conocimiento de las universidades. O, dicho de otra manera, de la prueba de que el conocimiento también es economía.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.