Pío González

Pío González, catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Vigo y uno de los principales coordinadores de Biocaps.

“Los investigadores nos hemos acostumbrado a vivir al día”

El catedrático de Física Aplicada Pío González desvela el interés de empresas por cuatro de las investigaciones de Biocaps

Explicar la ciencia es una de las tareas de Pío González, catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Vigo y uno de los principales coordinadores de Biocaps, un proyecto ambicioso en el que participan la propia universidad y la Xunta con el Sergas como socio.

-Acaba de participar en un seminario sobre comunicación para científicos y usted mismo es el responsable de divulgación de Biocaps. ¿Cómo explicaría qué es Biocaps?

-Biocaps es un proyecto europeo en el que participa la Universidad de Vigo y el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, que pretende fomentar la creación del Instituto Biomédico de Vigo. Es la idea principal: reunir todos los potenciales de los grupos de investigación básicos de la Universidad junto con las aplicaciones más clínicas que tienen lugar en el hospital.

-¿Es la comunicación uno de los hándicaps de los investigadores?

-Desde luego, es una de las habilidades que debemos potenciar. Estamos acostumbrados a escribir artículos científicos pero no a tener una relación fluida con los medios para comunicar o divulgar a un nivel más propio del lenguaje de la calle, de llegar a la sociedad en general.

-Biocaps nació hace un año y tiene financiación garantizada hasta 2016. ¿No es un plazo demasiado corto para investigaciones de biomedicina?

-Sí, sería deseable tener estos programas más a medio plazo, como se hace en Japón, donde se planifican a 10 o 15 años vista. En este caso, es el margen habitual de tres o cuatro años de los proyectos europeos. Pero esta es una inversión del programa marco, y esperamos acogernos después al Horizonte 2020. Estamos en esa línea, se han abierto esas convocatorias y se han pedido varios proyectos. Pero desde el punto de vista de fomentar distintas líneas de investigación. Intentaremos conseguir también una financiación más institucional, siguiendo las líneas de Biocaps.

“El cortoplacismo no es bueno para los científicos, pero tampoco lo es para los proyectos”

-La Xunta ha presentado en Bruselas el borrador de su estrategia con cargo a fondos europeos. ¿Se sienten bien representados en esa selección de sectores estratégicos?

-Sí hay intención de fomentar este tipo de actividades dirigidas hacia el biomédico; de hecho el Sergas es uno de los partners de Biocaps. En realidad, la Xunta lo que recoge son las líneas maestras que traza Bruselas, que se replican en los programas estatales y autonómicos.

-¿Qué es más difícil, investigar el diagnóstico precoz del sida, como está haciendo Biocaps, o conseguir 4,6 millones de euros para investigar?

-Conseguir 4,6 millones de euros no es fácil, de hecho esta convocatoria la tuvimos que pedir tres años seguidos, que es algo habitual. Se hace una primera convocatoria, esperas para ver cuál es la evaluación de Bruselas, tratas de mejorar en una segunda propuesta y es en la tercera cuando sale. No hay que desanimarse en la primera, sino insistir, si la propuesta es buena, mejorando lo que te indican los evaluadores. Y es la única forma de conseguir esa financiación.

-Es un método casi científico.

-Pues sí, es ir aprendiendo de los propios errores.

-Uno de los logros de Biocaps ha sido el regreso de investigadores que estaban en el extranjero. Eso supongo que también es un  reto en sí mismo para los científicos.

-Sí, y está muy difícil. De hecho, estos días lo que vemos es que hay una estampida, los investigadores nuestros que se forman y que terminan doctorados, o con masters, se están yendo fuera. Eso no es nuevo. Es la tendencia y lo que está ocurriendo. En este caso, tuvimos financiación efectivamente para fichar a ocho investigadores, en algún caso que estaban fuera y han vuelto y en otros estaban a punto de irse y han decidido quedarse por esta financiación que tienen a corto plazo de tres años. ¿Problema? Que no se les garantiza ningún tipo de estabilidad fuera de esos tres años. No hay ninguna previsión, no se atisba ninguna continuidad de consolidación de esos puestos, lo cual es una pena.

“La idea es llegar a un producto final que se pueda comercializar y transferir a la empresa”

-Se detecta en el mundo de la investigación mucho pesimismo.

-Sí. Yo creo que los investigadores se están acostumbrando ya a vivir al día, de vivir en este cortoplacismo, lo cual no es bueno para su estabilidad pero tampoco es nada bueno para los grupos. No podemos planificar unas líneas de investigación a medio plazo, porque sabes que estas personas de gran valía en tres años van a poner a punto una serie de técnicas o de laboratorios, van a dirigir trabajos, personas, y después a lo mejor se trunca todo y tienes que interrumpir esas líneas.

-La Xunta está animando a los investigadores a buscar financiación en la empresa privada. ¿Cómo se busca el interés comercial en la biomedicina?

-Hay  mucho potencial de investigaciones o aplicaciones clínicas en los hospitales que pueden perfectamente convertirse en productos que que se comercialicen por empresas. De hecho, hay un paquete dentro de Biocaps que contempla esa transferencia de tecnología, en una persona además contratada para promover todo ese acercamiento a las compañías. Y está previsto en nuestro plan que haya ese tipo de contacto, y la idea es llegar a un producto final que se pueda comercializar y transferir a la empresa.

-Dentro de los proyectos de Biocaps, en sus seis áreas, ¿cuál está más próximo a generar retornos?

-No sabría decir exactamente cuál. Hace muy poco organizamos una jornada en la que cinco grupos presentamos tecnologías que podrían ser ya transferibles, y de hecho había una empresa que se dedica a evaluar estas tecnologías para el mercado que catalogó cuatro de ellas como vendibles. Vendibles de forma inmediata. Es decir, que hay cuatro que están en una fase muy próxima a la búsqueda de ese socio comercializador para licenciar la patente. Pero hay una cierta confidencialidad en todo esto.

-Uno de los objetivos de Biocaps es convertir a Galicia en un referente en investigación sanitaria. ¿Es esto posible en un contexto de recortes como el actual?

-Pues probablemente sí. Yo creo que la ilusión que tiene la comunidad científica, incluso la generosidad que muestra habitualmente con la sociedad, porque le gusta transferir su tecnología, que sus descubrimientos en el laboratorio lleguen a la sociedad y puedan redundar en beneficio de la sociedad, yo creo que todo eso hace que se superen trabas como esta falta de financiación. La gente sigue adelante haciendo más con menos.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.