O físico José Edelstein xunto a Stephen Hawking.

O físico José Edelstein xunto a Stephen Hawking.

‘Hay mucha poesía en la Física’

José Edelstein, profesor de la USC, triunfa con el libro 'Antimateria, magia y poesía', donde Messi y Shakira juegan con el bosón de Higgs

José Edelstein.

José Edelstein.

Jose Edelstein (Buenos Aires, 1968) es profesor de física teórica en la Universidad de Santiago. También es uno de los mejores divulgadores científicos que hay en España. Sus artículos y libros han sido galardonados con varios premios de divulgación. Edelstein ama la Física. Y al escucharlo resulta obvio. Pero también tiene la capacidad de contar lo más difícil de forma que cualquiera pueda entenderlo. Además, escribe muy, muy bien. Por eso ‘Antimateria, magia y poesía’ es un libro que triunfa. Porque Edelstein no sólo sabe contar cosas de la Física. También sabe contagiar su entusiasmo. Lo entrevistamos para GCiencia.

-¿Qué es ‘Antimateria, magia y poesía’?

Un conjunto de relatos, a mitad de camino entre el ensayo y el cuento, en los que la física convive en armonía con la literatura, la música y otras expresiones de la cultura. Su lector ideal es el que cree odiar la física pero descubre con la lectura que la amaba sin saberlo.

-¿Qué le dice a los niños que temen la asignatura de Física?

Dudo que un niño pequeño sienta rechazo por la física. El temor es aprendido, producto de la naturalidad con la que los adultos se excusan ante cualquier pregunta diciendo “es que yo soy de letras”. Le preguntaría a ese niño por qué la noche es oscura y le demostraría que ello obliga a que el Universo no pueda ser infinito y eterno a la vez.

-¿Sabe un niño que practica skate que lo suyo es física?

Mi hijo practica skate y jamás lo aceptaría. Es una rama de la física aplicada que demanda una impresionante destreza corporal.

-¿Sabemos que algo tan importante como vivir es viajar en el tiempo?

La vida es un breve y fascinante viaje en el tiempo, hacia el futuro. Nos cuesta aceptarlo y por eso nos seducen fácilmente toda clase de promesas de inmortalidad o reencarnación.

-Usted encuentra poesía en la física. Cuénteme la Teoría de la Relatividad, que cumple 100 años, poéticamente… o con una metáfora…

Hay mucha poesía en la física. El haiku más perfecto se llama “ecuación de Dirac” y de él se desprende la antimateria. La Teoría de la Relatividad se presta más a la metáfora. Nos dice que el giro de la Tierra alrededor del Sol, esa caída eterna que se presenta como una secuencia interminable de elipses, no es más que una línea recta en el tejido elástico del espacio-tiempo y la gravitación es fruto de su geometría.

-‘E=mc2 ‘… ¿es un verso?

No. Es más bien el símil más poderoso: masa es energía y energía es masa. Cara y cruz de la misma moneda.

-Es usted gran lector y escritor con gran estilo, ¿hay camino inverso? ¿ve física en la poesía? ¿Alguna vez ha visto física o matemática en la literatura?

He visto a la realidad cuántica expresarse en “El jardín de los senderos que se bifurcan” de Borges, al Big Bang en “Eureka, un poema en prosa” de Poe y a la universalidad de las leyes físicas en “El aleph”, también de Borges. Los astros se mueven en el cielo sujetos a leyes que ignoran, como los personajes de Kafka.

-¿Qué tienen que ver Messi o Shakira con la Física?

En el libro aparecen ambos cuando se habla, respectivamente, del átomo y del bosón de Higgs. Prefiero no anticipar los motivos. Messi es un catedrático excepcional que resuelve con los pies las ecuaciones de Navier-Stokes, las mismas que a los matemáticos y a los físicos nos resultan indescifrables.

-¿Se ha emocionado alguna vez con la Física? ¿Ha visto una fórmula y ha sentido una pulsión parecida a una emoción artística?

¡Muchas veces! Las ecuaciones de Dirac y de la Relatividad General tienen un esplendor que conmueve. Paul Dirac, particularmente, un hombre incapaz de apreciar el arte, escribió varios de los capítulos de la física que más me emocionan, que despiertan el hormigueo y el vértigo que se experimenta ante la belleza pura y despojada.

-Cuando Richard Dawkins narró con buenas palabras la biología y la evolución, muchos colegas lo criticaron, acusándolo de simplificar demasiado… Hoy ‘El gen egoísta’ es un clásico. ¿Le pasa lo mismo con la Física? ¿Le han criticado sus colegas?

No, de momento. Si esperan para hacerlo a que “Antimateria, magia y poesía” haya alcanzado la categoría de clásico que tiene “El gen egoísta”, podré estar tranquilo para el resto de mis días.

Edelstein con Stephen Hawking, con quen mantén amizade.

Edelstein con Stephen Hawking, con quen mantén amizade.

-Recomiéndele a un chaval que acabe de terminar selectividad que estudie Física… Y dígale por qué…

Ya he dicho que la física es hermosa. La carrera de física ofrece una garantía irresistible. En el peor de los casos, se trata de un exigente gimnasio en el que al alumno se le enseña a identificar estructuras sencillas en fenómenos complejos para poder lidiar con ellos. En el mercado del trabajo son muchos los que saben que a un físico se le puede confiar una misión compleja, mal definida y con pocas instrucciones, y acabará sacándola adelante.

-La física, cuando habla de materia, de tiempo, de espacio, de dimensiones… ¿es filosofía?

Yo creo que no, sobre todo porque estos conceptos tienen una realidad matemática muy concreta. La física narrada se parece a la filosofía. Pero su realización matemática conlleva una precisión cuantitativa que la deja a expensas de la verificación experimental.

-Es amigo de Stephen Hawking, quien estuvo en Galicia el pasado verano. ¿Quedará más el divulgador o el científico?

El científico, sin lugar a dudas. Las contribuciones de Hawking a la Teoría de la Relatividad General son muy relevantes. Son, y lo que es más importante, seguirán siendo parte de los libros de texto.

-Y, al hilo de Hawking, ¿mitificamos al científico? ¿Hay una tendencia a considerar intrínseca la genialidad, el ‘eureka’, la casualidad fortuita del hallazgo…? ¿Tenemos una imagen correcta del científico en su trabajo?

Seguramente hay una mitificación del científico. Es natural porque cuesta mucho entender la naturaleza de su trabajo, sobre todo en la física teórica. El momento “eureka” con mayúsculas no suele llegar nunca para la mayoría. En su lugar hay momentos “eurekita”, más modestos. Pero constituyen instantes ocasionales y aislados que adornan un trabajo que demanda mucho esfuerzo, paciencia y tenacidad. Luego están los genios, que son inexplicables.

Deixar unha resposta

XHTML: Podes empregar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

POLÍTICA DE COMENTARIOS:

GCiencia non publicará comentarios ofensivos, que non sexan respectuosos ou que conteñan expresións discriminatorias, difamatorias ou contrarias á lexislación vixente.

GCiencia no publicará comentarios ofensivos, que no sean respetuosos o que contentan expresiones discriminatorias, difamatorias o contrarias a la ley existente.